No ganar con mejores sensaciones

Dijo Marcelino nada más acabar el partido que su equipo mereció mucho más. Es su lectura. La del Barça, más o menos es la misma. Los dos equipos se vieron condicionados por el cansancio de haber jugado entre semana en Manchester y Londres, ante United y Tottenham. Al final, lo de siempre en este tipo de partidos: un equipo propone y otro espera. Y entre unos y otros, al final el empate se aceptó como justo. 

El Barça encadena cuatro partidos seguidos sin conseguir la victoria en LaLiga. Tres puntos de los últimos doce. Eso es lo que posiblemente le de vida al campeonato. Los hinchas del Madrid, los del Atlético o los del Sevilla, por ejemplo, deben pensar lo mismo. Todos han pinchado, todos, pero las sensaciones que dejan unos y otros son muy diferentes. En el club azulgrana existe la impresión que no se aprovechó en las últimas semanas los constantes pinchazos del Madrid, y como repiten una y otra vez en el vestuario local del Camp Nou: “Las Ligas se acostumbran a ganar en la primera vuelta”. 

Centrándonos en el Barcelona la lectura es clara. E incluso optimista. Pese a que el equipo de Ernesto Valverde volvió a salir dormido (por cuarta vez esta temporada, Huesca, Anoeta, ante el Athletic Club y hoy), las sensaciones globales fueron, si no buenas, mejores que las de hace 10 días, cuando los culés pincharon ante Leganés (2-1) y Athletic Club (1-1). El Barça supo reponerse al bofetón inicial de Garay, pero conforme avanzó todo el equipo culé creció, maduró y por mucho que crea y diga Marcelino, el Barça posiblemente mereció más que un empate en Mestalla.

0 Comentarios

Normas Mostrar