Geraint Thomas: un campeón de transición

El Tour de Francia terminó con un nuevo rey: Geraint Thomas. Nada que objetar a su victoria: ha sido el más fuerte. Hasta el rey saliente, Chris Froome, que ostentaba los galones de su equipo, ha tenido que claudicar ante la evidencia. A pesar de su autoridad, Thomas nos deja una sensación de campeón de transición. A sus 32 años, aún puede lograr triunfos importantes, pero no ilusiona para el futuro. El galés nos marca una transición que bien podría ser la prolongación del reinado de Froome, aunque tampoco tiene pinta. Froome, a sus 33 años, tuvo que tirar de la heroica para imponerse en el último Giro de Italia, con un ataque a 80 kilómetros. No fue el corredor dominante de otras veces, como tampoco lo ha sido en el transcurso del Tour. Vaya en su descargo, eso sí, el estresante suceso del salbutamol.

No quiero dar por terminado a Froome, justo el año que ha rematado la Triple Corona. Y menos a Thomas, cuando acaba de lograr su mayor éxito. Ambos, por si fuera poco, militan en el todopoderoso Sky, que controla el método para ganar el Tour como ningún otro equipo. Pero en este 2018 han asomado dos corredores listos para el relevo: Tom Dumoulin y Primoz Roglic, de 27 y 28 años, que se manejan con competencia en la montaña y en la crono. Dumoulin, además, ha madurado mucho. París le llama. Bien es cierto que todos los años emergen ciclistas que parecen aptos para conquistar el Tour y no siempre se confirman. Sucedió el pasado con Mikel Landa. O con Nairo Quintana desde su irrupción en 2013. Esta vez han estado peor. No habría que descartarlos todavía, pero cada año crecen nuevos candidatos.

0 Comentarios

Normas Mostrar