100 HISTORIAS DE LA COPA DEL MUNDO| 17

El día que el fútbol repudió a Rivaldo

Tres años después de ganar el Balón de Oro, Rivo protagonizó una ridícula actuación en Corea-Japón 2002 que hasta la fecha se recuerda con pesar.
PSG pretende a hijo de Ronaldinho

México

¡Los futbolistas son bien chillones! ¡Antes sí eran resistentes! ¡Si con esos balones andan llorando, imagínate los golpes que se daban con los de gajos! Ésas son afirmaciones que tienden a decir las personas de generaciones avanzadas que vieron a figuras como Alfredo Di Stéfano o Pelé y que no logran entender cómo es posible que jugadores de talla mundial como Neymar o David Luiz tienden a ser “teatreros”, sin embargo, dicha práctica no es nueva, pues existen leyendas que incluso incurrieron en esta situación que sólo mancha al deporte, de hecho hay quienes ganaron un Balón de Oro pero intentaron engañar al árbitro de la forma más deleznable, este caso es el de Rivaldo.

Eran las fechas mundialistas de Corea-Japón, Brasil gozaba con la considerada última generación dorada que lideraban las tres “R” (Ronaldo, Ronaldinho y Rivaldo) y que pintaba para bañarse en la gloria porque gozaba del “Jogo Bonito”, por eso sorprendió cuando Rivo tuvo que fingir una agresión para conseguir que expulsaran a un rival y se les facilitara el partido.

"Lo que hizo son cosas que no queremos ver en un Mundial"

Rudi Völler

Fue el 3 de junio de 2002 que el mítico dorsal 10 mancharía su imagen, durante su debut en dicha edición del torneo contra Turquía, el atacante Hakan Unsal pateó el balón para dárselo al carioca que se disponía a cobrar el tiro de esquina, el problema es que el esférico le golpeó en la pierna y el sudamericano se agarró el rostro como si se lo hubiera desfigurado; ante esta situación, el silbante no dudó en mostrar la segunda amarilla que marginó al turco del partido, mismo que concluyó con el triunfo 2-1 para el Scratch.

Sin necesidad de las redes sociales como se conocen hoy en día, la indignación llegó por medio de los exfutbolistas como Iván Helguera que pidió un castigo ejemplar que nunca llegó: “No me gustó para nada lo que hizo Rivaldo. Si estuviera en mi mano, si fuera yo quien debiera decidir, le sancionaría”.

Te puede interesar: El día que Francia vistió de verde y blanco

Para fortuna de Rivaldo, no se dio un castigo en su contra, además que al final Brasil consiguió coronarse tras superar a Alemania 0-2 y adjudicarse el pentacampeonato que dejó en una amarga anécdota su drama que atenta contra el juego limpio.

0 Comentarios

Normas Mostrar