El Atlético firmó su tercer peor partido en pérdidas de balón

ATLÉTICO

El Atlético firmó su tercer peor partido en pérdidas de balón

El Atlético firmó su tercer peor partido en pérdidas de balón

Enric Fontcuberta

EFE

El Cholo jugó al desgaste para agitar con Correa en la última media hora, pero el argentino perdió 14 balones en 27 minutos.

El Atlético completó en Cornellá uno de sus partidos más flojos en ataque del ejercicio. El tercero más impreciso de toda la temporada. Los jugadores del Cholo perdieron el balón en jugada 167 veces y esa estadística les acabó costando los puntos. Correa perdió la pelota que el Espanyol reconstruyó rápidamente en la acción que decidió el partido. El Atlético firmó su tercer peor partido en cuanto a asegurar la pelota se refiere. Y eso que el Espanyol le entregó el esférico y quiso jugarle al equipo colchonero de la misma manera en que él consigue las victorias. Castigando los errores y aprovechando los contragolpes. El Atlético acumuló errores con el balón pero fue el dominador de la posesión. Los del Cholo sumaron un 54% de la misma, eso sí con un porcentaje de acierto en el pase menor al 80%, concretamente del 78. Simeone pobló el centro del campo de jugadores, volvió a alinear a cuatro futbolistas que se caracterizan por jugar más por dentro que por fuera, pero sufrió los rigores de un tráfico excesivo en esa zona. Dejó las bandas para Filipe y para Vrsaljko, pero apenas dañó al rival. Precisamente los dos laterales y Gabi fueron los colchoneros que perdieron más veces la pelota, 17 veces, pero llama poderosamente la atención que Correa alcanzara las catorce pérdidas en solamente 27 minutos. Las mismas que Griezmann en todo el partido. El argentino salió para revolucionar el juego, arriesgó, pero no le salió casi nada. El Atlético recibió de su medicina en Cornellà, jugó contra un rival que, consolidado atrás, le dio la opción de atacarle para buscarle a la contra. Una derrota, la primera de esta temporada, para analizar y sacar conclusiones de cara al futuro. Simeone volvió a planear un partido de desgaste para dar un golpe de efecto en la última media hora con la puesta en liza de Correa y de Gameiro, sus agitadores en este caso. No hubo suerte. El Atlético alcanzó las 167 pérdidas de balón. Sólo ha habido dos partidos en los que haya sumado más. En Leganés, que llegó a las 179 y terminó empatando el partido (0-0) gracias a una espectacular actuación de Oblak y en Coruña, que se llevó el triunfo en otro partido gris con el zapatazo de Thomas en el tiempo añadido en una jugada a balón parado.

0 Comentarios

Normas Mostrar