Las chispas de Arribas y Andone

Comentaba hace poco Fayçal Farj, ahora en el Getafe, que en el Depor iba todo el mundo “un poco a su bola”. Una idea similar trasladaba también hace pocas fechas Bergantiños; canterano, excapitán deportivista y ahora en el Sporting. Desde A Coruña, como es hábito en todo vestuario, se traslada la idea de unidad y familia. Puede ser hasta lógico, pero los hechos no dicen eso. El último capítulo de los recurrentes líos blanquiazules lo han protagonizado Andone y Arribas, con una fuerte enganchada y Cristóbal suspendiendo el entrenamiento del lunes.

El técnico los apartó ayer, los deja en tierra para la Copa y no pedirá que se abra expediente. “Queremos que si hay chispas no se conviertan en incendio”, resumía. Lo que no tengo claro es que realmente sea un castigo. El 1-4 de la ida señala el duelo con Las Palmas como un marrón más que un premio para el que juegue. Viajan Lucas y Schär, dos pilares cargados de minutos que justo actúan en el sitio de Arribas y Andone, cuyos nervios precisamente explotaron por no jugar. Si no hay lesiones ni agotamiento, todo bien. Si pasa algo, sería paradójico que el ‘castigo’ de los descarriados acabase con la titularidad este sábado en el Sánchez Pizjuán.