Estás leyendo

Nadal, un relámpago en el skyline

Nadal, un relámpago en el skyline

México

Un relámpago surcó el skyline de Nueva York. Un chispazo que procedía de las piernas de un jugador de 31 años mil veces reinventado y otras mil resucitado. Rafa Nadal jugará por conquistar su decimosexto Grand Slam, el segundo del año tras Roland Garros. Si Juan Martín del Potro tenía en sus manos el martillo de Thor, como gráficamente describió Roger Federer que sufrió en cuartos los mandobles con el drive del argentino, Nadal lució en sus piernas la fibra explosiva de Usain Bolt y la rapidez mental de Magnus Carlsen para anticiparse a los misiles con etiqueta 'Delpo'. Nueve juegos llegó a encadenar el de Manacor, con un 6-0 incluido en el segundo set.

Robert Redford, Leonardo di Caprio, Bill Gates, Alejandro Sanz o Tiger Woods pudieron aplaudir a un Nadal vestido de negro, dispuesto a convertirse en señor de Gotham, de la jungla del US Open. El balear ha ido elevando su nivel en la caldera de Queens y ante Del Potro sacó ya su mejor tenis. Ese que le ha hecho ya este año ganar Roland Garros, Madrid, Godó y Montecarlo y llegar a las finales de Australia, Acapulco y Miami. Un nivelazo inimaginable en enero pasado. Sólo Kevin Anderson se interpone entre el número uno y otro grande. Una final en la que pudo estar Pablo Carreño. Dice que se va de Nueva York con mucho aprendido. Quizá ese punto que le permita instalarse, definitivamente y tras mucho trabajo, en la élite. En la superélite, ahora mismo, sólo hay uno: Rafa Nadal.

0 Comentarios

Normas Mostrar