Temas del día Más temas
Estás leyendo

Los All Blacks despiertan del sueño a los Pumas (39-22)

RUGBY | THE CHAMPIONSHIP

Los All Blacks despiertan del sueño a los Pumas (39-22)

Los All Blacks despiertan del sueño a los Pumas (39-22)

MARTY MELVILLE

AFP

Argentina, como en el Mundial, plantó cara durante una hora... pero el campeón le sentenció gracias a Fifita y McKenzie.

Como en el Mundial de 2015, los Pumas se crecieron ante los All Blacks. De forma justa plantaron cara al campeón e incluso le hicieron sufrir durante una hora. Pasó en Wembley hace dos años, y se repitió en New Plymouth en la tercera jornada del The Championship. Como era de esperar, también se vio el mismo final, los All Blacks apretaron en esa línea imaginaria que marcan habitualmente en el minuto 60 y los Pumas vieron desvanecerse su sueño. Cuando Nueva Zelanda pisa el acelerador sólo unos pocos combinados pueden hacerle frente y los argentinos, pese a su gran partido, en 2015 y ahora, aún no están listos.

Los Pumas, que llegaban al partido sin haber ganado nunca a los All Blacks, hicieron lo que debían en la primera mitad: insistir, resistir y, sobre todo, puntuar. Con inteligencia, Argentina plantó cara aunque no pudo evitar el primer ensayo de Nehe Milner-Skudder tras una ruptura de McKenzie. Nico Sánchez abrió el tanteo visitante con un golpe de castigo, pero Barrett contestó poniendo con una patada rasa el oval en la zona de marca para que Lienert-Brown posara. Boffelli, con un fuerte pateo desde campo propio, y un drop del apertura argentino colocaban el 10-9 que hacía soñar a los argentinos. Los All Blacks tuvieron otro chispazo y a la salida de melé una rápida transmisión acabó con Dagg firmando la tercera conquista en la esquina contraria. Barrett no convirtió ninguno de los ensayos y eso dejaba a los Pumas aún a tiro. Insistían los de Hourcade y el premio llegó antes del descanso, aprovechando la pérdida de una touch en campo propio de Nueva Zelanda con tiempo cumplido. Nico Sánchez encontró un hueco y tras posar y transformar daba la vuelta al tanteo: 15-16. Los Pumas querían hacer historia en Taranaki.

El sueño se prolongaba cuando nada más arrancar la segunda mitad Boffelli dejaba otra patada casi desde Argentina para ampliar la renta. Nico perdonaba un golpe de castigo y acto seguido tras rozar el ensayo los Pumas arañaban una amarilla a Barrett y un pateo del apertura para el 15-22. Esa fue la máxima renta que tuvieron los argentinos. Y es que ganar por siete puntos a Nueva Zelanda, y en su país, no es tarea menor. Los de Hansen, heridos en su orgullo, pusieron la maquinaria en marcha y el colosal Fifita, con una gran carrera dejando Pumas por el camino, posaba en la esquina. Sopoaga, más certero con el pie que Barrett, firmaba la igualada. Con ese empate (22-22) los de Hourcade se veían en el partido pero pasada la hora de juego comenzó el recital de los All Blacks y así llegaron los posados de McKenzie (al que le anularon otro después por pase adelantado de Fifita) y Barrett en los últimos minutos. Con Sopoaga redondeando la cuenta los campeones y dejaron el 39-22 decisivo.

0 Comentarios

Normas Mostrar