NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

PANATHINAIKOS 2 - ATHLETIC CLUB 3

El Athletic hiela el infierno en seis minutos mágicos

Dos goles calcados, de Aduriz y De Marcos, y un penalti a lo Panenka para el doblete del delantero, remontan un dos a cero inicial del Panathinaikos.

BilbaoActualizado a
El Athletic hiela el infierno en seis minutos mágicos
REUTERS

Había un infierno en Atenas que esperaba a los leones para meterlos en el microondas y recocerlos bien. Durante más de una hora el Panathinaikos destartaló a un Athletic chato y fuera de lugar. Pero se seis minutos dio la vuelta a la lógica, y se reenganchó a la vida. Dos mordiscos gemelos y un penalti que pudo provocar infartos por cómo lo lanzó Aduriz bastaron para acercar a los leones a la fase de grupos. Se trató de dos muy buenos centros en segundas jugadas de Muniain y Balenziaga, que sirvieron para los tantos que igualaban el dos a cero de los helenos. Esa reacción furibunda (el infierno ateniense lo pusieron los visitantes en seis minutos) hizo respirar a Ziganda tras verse en el cuarto oscuro.

De inicio salió muy valiente el equipo del trébol. El Athletic no conseguía robar con facilidad y cuando al fin rascaba algún balón, no salía en transición. El Panathinaikos jugaba en campo contrario, asfixiaba, no deja sacar el balón a los leones. De momento, el proyecto de equipo se parecía a ese bloque plano y desganado de la temporada pasada fuera de casa, especialmente en Europa.

El primer gol hizo una caricatura del equipo de Ziganda en cuanto a agresividad defensiva: Cabezas centró con la zurda disponiendo de todo el tiempo del mundo; aguardó un dos contra dos en medio. Molins (qué buen jugador en las peinadas, el cuerpo a cuerpo y la forma de abrigar el balón en el juego directo) prolongó adelantándose a Etxeita y entre Lod y Altman se sortearon quién dar la puntilla. Fue el primero, el finlandés, el que controló rápido ante un estupefacto De Marcos y definió como los cracks. El gol dejó sonado al Athletic, con malas sensaciones. Le entraron los nervios y se descontroló. Vega y Beñat tenían muchos problemas a la espalda. Combinaban bien los del trébol en tres cuartos de campo y el Athletic ejercía de equipo perdido. El dos a cero fue otro alarde de determinación de Cabezas, con la zurda.

Ziganda modificó el panorama con Williams, pero poco cambió. La chispa se encendió sola. Los cuatro de arriba empezaron a moverse posicionalmente y encontró el equipo un punto de esperanza, con el tanto de Aduriz de cabeza tras gran centro de Muniain. En seis minutos al Pao le llegó una casca realizadora. Al sonido de pim, pam, pum, la eliminatoria quedó casi vista para sentencia.

Panathinaikos Athliticos Omilos
Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?