Estás leyendo

Síntomas de CTE en 99% de exjugadores de la NFL

NFL

Síntomas de CTE en 99% de exjugadores de la NFL

El CTE trae de cabeza a la NFL y su futuro.

La Universidad de Boston realizó un estudio con resultados perturbadores para el futuro de la liga y su reglamento en cuanto a los impactos en la cabeza.

Si no estabas mal de la cabeza al momento de empezar a jugar football, es muy probable que lo estés una vez que tu carrera haya terminado, según un estudio realizado por la Universidad de Boston.

De acuerdo con los resultados que se dieron a conocer el martes, 110 de los 111 cerebros donados por familiares de exjugadores de la NFL mostraban señales de las siglas más temidas para la liga: CTE.

La encefalopatía traumática crónica, es un trastorno mejor descrito por su antiguo nombre: demencia pugilística. Pero como yo no pasé el examen a neurocirujano, dejo la definición en manos de mi buen amigo Wikipedia, que la define como una enfermedad neurdegenerativa que se produce principalmente por la presencia de lesiones cerebrales traumáticas repetitivas, incluyendo contusiones.

En pocas palabras darte de golpes una y otra vez, como sucede todos los domingos de septiembre a enero.

La cifra de 99% de los cerebros con muestras de CTE es una sólida evidencia de que existe una fuerte relación entre los emparrillados y lo que pasa dentro del cabeza de un jugador. Sin embargo, para ofrecerle un poco de respiro a la oficina (y las finanzas) de la NFL, la muestra no es concluyente, pues todos los órganos analizados provienen de jugadores que sufrían trastornos de algún tipo o habían cometido suicidio.

Eso significa que todos los cerebros utilizados en el estudio contaban con una cierta predisposición a revelar los resultados obtenidos, pero eso no quiere decir que por eso deban pasarse por alto.

“Obviamente, esto no representa el predominio en la población general, pero el hecho de que hayamos podido reunir este alto número de casos en tan poco tiempo dice que la enfermedad no es tan rara”, dijo la neuropatóloga Ann McKee, quien es la investigadora acreditada de algunos de los diagnósticos de CTE más destacados. “De hecho, creo que es mucho más común de lo que creemos. Y más importante, es un problema que el football necesita atender ahora para poder llevar más esperanza y optimismo a los jugadores”.

Y no solo de la NFL. De los 202 cerebros analizados, 177 mostraron señales de CTE. Solo tres de los 14 órganos de quienes jugaron football a nivel preparatoria mostraron alguna presencia de CTE, en comparación con 48 de los 53 de los cerebros de quienes jugaron a nivel universitario, 9 de 14 a nivel semiprofesional, 7 de 8 en la Liga Canadiense y, obviamente, los 110 de los 111 analizados de la NFL.

La liga tiene las manos llenas. Aunque ya destinó 100 millones de dólares para investigación médica independiente y avances de ingeniería en neurociencia, los resultados de esa inversión no se verán reflejados en un buen tiempo, periodo en el que más jugadores podrían resultar afectados por el padecimiento.

En ese lapso, habrá muchos más jugadores como Chris Borland, quien se retiró a los 24 años por temor de sufrir una lesión cerebral permanente, y otros jugadores que anticipan su retiro, como Calvin Johnson, por cuidar su físico.

Eso afecta directamente a la fuente de talento de la NFL, que podría perder más jugadores que elijan jugar otros deportes en donde el riesgo de sufrir un daño permanente sea mucho menor.

 

0 Comentarios

Normas Mostrar