presentado por
Competición
  • Liga Mexicana - Apertura
  • Champions League
  • Mundial de Clubes
  • NBA
Liga Mexicana - Apertura
TBC TBC

-

TBC TBC

-

Mundial de Clubes
NBA
Toronto Raptors TOR

-

Los Angeles Clippers LAC

-

Indiana Pacers IND

-

Boston Celtics BOS

-

Orlando Magic ORL

-

Los Angeles Lakers LAL

-

Cleveland Cavaliers CLE

-

Houston Rockets HOU

-

Brooklyn Nets BKN

-

Charlotte Hornets CHA

-

Chicago Bulls CHI

-

Atlanta Hawks ATL

-

Minnesota Timberwolves MIN

-

Utah Jazz UTA

-

Phoenix Suns PHX

-

Memphis Grizzlies MEM

-

Milwaukee Bucks MIL

-

New Orleans Pelicans NOP

-

Sacramento Kings SAC

-

Oklahoma City Thunder OKC

-

Golden State Warriors GSW

-

New York Knicks NYK

-

De la antigua Zaire a la actual RD Congo

De la antigua Zaire a la actual RD Congo

México

No recuerdo una selección que haya experimentado tal cambio en pocos años como la República Democrática del Congo. En 2006 Mputu y Matumona lideraban un pequeño ejército de futbolistas hábiles, rápidos, de físico frágil y movilidad permanentes. Cayó en cuartos ante Egipto pero aquel equipo enamoró a todos. La de hoy es una selección muy física, más tradicional en el África negra con futbolistas potentes, de pierna fuerte como Kebano, Mbemba o Kabananga. Dos conceptos, del toque y movilidad de Mputu a la fuerza natural de Kabananga, cuyo gol puso a la colección de estrellas de Costa de Marfil en una situación límite.

Esta República Democrática del Congo es la antigua Zaire, cuya referencia histórica Mwepo Ilunga pasó a los anales por la escena ante Brasil en el Mundial de 1974. Salió de la barrera en una falta para patear el balón antes de que el rival lo pusiese en juego. Pero más legendario aún es Mulamba Ndaye, autor de los cuatro goles en las dos finales ante Zambia en la Copa África de 1974. Olvidado tras el desastre del Mundial, acabó refugiado en Sudáfrica tras la muerte de su hijo en la guerra del Congo. Ndaye vivió en la indigencia e incluso en la Copa de África de 1998 en Burkina se guardó un minuto de silencio al darle por muerto. Aún vive y ya es leyenda.

0 Comentarios

Normas Mostrar