Un calentón inoportuno del capitán

Un calentón inoportuno del capitán

México

Tiene que ser muy duro para un tipo que dejó un pastizal en las arcas del equipo de su tierra escuchar insultos graves cada vez que pisa el estadio en el que se hizo profesional. Ramos siempre ha llevado a gala sus orígenes y cada vez que le preguntan por el Sevilla habla con orgullo, respeto y cariño del equipo que le formó como futbolista. Y la respuesta que ha encontrado el camero en una parte de la afición del Sevilla han sido insultos del peor gusto y la peor calaña posible. El capitán madridista, que ha tragado mucho, explotó ayer y convirtió los gritos de una minoría en cánticos colectivos.

Un error que al que más perjudica es al futbolista. Los impresentables y cobardes que van a un campo a insultar ya no tienen remedio y son escoria, pero Sergio tiene que estar muy por encima de ellos. Ramos es el capitán de España y del Real Madrid y el brazalete le obliga a contar hasta 10 y entender que hay energúmenos que no merecen ningún gesto, sólo el más silencioso de los desprecios.

0 Comentarios

Normas Mostrar