Día de Muertos

Chiquimarco comparte los más grandes miedos de un árbitro

En Día de Muertos, el ex árbitro internacional compartió lo difícil que es ser juez central, pues no solo dentro de la cancha se corre peligro, también fuera de ello para salvar la vida.

Chiquimarco comparte los más grandes miedos de un árbitro
OSVALDO AGUILAR MEXSPORT

En este Día de Muertos, además de las festividades y magníficas tradiciones en nuestro país, también salen a relucir los más grandes miedos. Los árbitros de fútbol no están exentos de ese sufrimiento, pues para Marco Antonio Rodríguez, ex árbitro internacional, el ser juez central se ha convertido en una profesión en la que incluso se pone en riesgo la vida.

“Al árbitro le da miedo fallar, quiere acertar todas. También a que no le fracturen un jugador y que el acto quede impune, eso es prioridad, que no se le vayan jugadas como esas. Por último, miedo a que lo acusen de cosas que no son ciertas, que duden de su moralidad y de su calidad como persona”, argumentó el tres veces mundialista para el programa radiofónico Pasión W.

Señaló que actualmente considera la profesión como de riesgo, sobre todo en Centro y Sudamérica donde lamentablemente se han cometido atentados contra integrantes del colegiado: “Cada día es más difícil, la inseguridad es real. Tal vez aquí no, pero en Copa Libertadores es ¡sálvese quien pueda! En Sudamérica los árbitros tienes varios recursos para llevar al juego pero también para subsistir, no solo para arbitrar. El entorno es muy violento en varias partes del mundo. A Walter López, en Guatemala, saliendo de un juego de primera división le quemaron su automóvil, ¡eso en verdad es de terror!”, compartió el ahora analista de televisión.

Marco Antonio Rodríguez se retiró del arbitraje profesional en el pasado Mundial de Brasil 2014, precisamente en la histórica goleada de 7-1 de Alemania sobre la ‘Canarinha’. También arbitró en el Mundial de Sudáfrica 2010 y Alemania 2006.