JUEGOS OLÍMPICOS

La marcha sigue sin volver al olimpo, pero da esperanzas

Ever Palma tuvo una actuación rescatable, pero estuvo lejos de volver a darle una medalla a México en marcha. Fue un gran resultado para el mal momento que vive el deporte.

La marcha sigue sin volver al olimpo, pero da esperanzas

La marcha hace años que no vive grandes momentos, ya son siete años en que las glorias de esta categoría del atletismo no le brindan a México una alegría en una competencia mundial, mucho más si lo enfocamos sólo a Juegos Olímpicos. Hoy la historia siguió igual porque ninguno de los tres mexicanos pudo subirse al podio, estuvieron muy lejos, aunque se vislumbra una nueva camada de marchistas que pueden volver a poner en alto la bandera mexicana, sobre todo con el nombre de Ever Palma.

 Palma, luego de ir en el grupo de avanzada, terminó en la posición 14 de los 20k de marcha en Río 2016. Durante mucho tiempo estuvo dentro de los primeros diez, pero luego del kilómetro 14 no aguantó la pulseada del cambio de ritmo y quedó rezagado sin poder recuperarse. Al respecto, el marchista comentó que "Fue una competencia donde hubo muchos cambios de ritmo y desgraciadamente no pude aguantar. Tendré que trabajar más ese aspecto".

 Y claro, los 24 años del marchista dan espacio a la esperanza de ver la bandera de México en un podio olímpico nuevamente. Dan espacio para que pueda mejorar y terminar ese caminata infinita que tiene a México sin podios. Hasta ahora, Ever Palma nunca le dedicó tiempo completo al deporte y siempre tuvo que administrar su vida entre los estudios y su pasión deportiva. Esa historia ya cambió y para los próximos Juegos Olímpicos podrá preparar el ciclo olímpico completamente como un deportista profesional y llegar con perfectos 28 años. "Ahora que ya me gradué de Administración de Empresas quiero trabajar un ciclo olímpico dedicado al ciento por ciento en este deporte. Ahora llega una nueva camada de marchistas mexicanos y necesitamos hacer un buen equipo para lograr grandes cosas".

 Y el joven no sólo muestra futuro deportivo sino que en sus declaraciones demuestra la madurez, la preparación y la mentalidad que tiene frente a su carrera. Una mentalidad que quizás podría darle una presea en los próximos juegos olímpicos. Por ejemplo, así se refirió con respecto a las críticas que vive la delegación olímpica tricolor: "En los últimos días me aislé de las redes sociales porque estuvieron criticando muy fuerte a la delegación mexicana y no quería que me afectara. No tenemos que engancharnos con eso y cada quién debe hacer bien su trabajo y saber día con día lo que deja por su deporte. Aunque yo no soy quién para decir que es lo que está bien o está mal. Cada uno hace su trabajo y la gente valorará y hará su crítica".

 Ahora sólo resta esperar si el tiempo le dará a Ever Palma las herramientas suficientes para que México corte la sequía de gloria en la marcha. Quizás en un próximo Mundial de Atletismo, quizás en los próximos Juegos Olímpicos. Lo cierto es que México necesita romper la cadena que ha atado a tantos marchistas y parece que por fin se conseguirá. Por fin habrá una nueva camada de atletas mexicanos que en la caminata le darán la gloria al país.