W Deportes
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

LIGA MX

¿Qué equipos ‘grandes’ de la Liga MX habrían descendido?

Santos fue el más reciente gigante brasileño en perder la categoría. En Argentina, cuatro de los cinco ‘grandes’ bajaron a Segunda, incluido River Plate.

Ciudad de MéxicoActualizado a
¿Qué equipos ‘grandes’ de la Liga MX habrían descendido?
Omar MartinezMEXSPORT

La mayoría de las ligas del fútbol en el mundo tienen sistemas de descenso por puntos. No hay cocientes, ni promociones. Pierde la categoría aquel, o aquellos, que obtengan menos unidades a lo largo de un año. La historia, los pergaminos, la importancia; nada de ello importa más que el resultado inmediato. Descenso puro y duro. Dicho sistema ha tocado, incluso, a clubes de alta gama en horas bajas. No hay protección para nadie.

Te puede interesar - Estadios derrumban sueño de ascender de clubes en Liga Expansión

La lista es larga y célebre. En Argentina, sólo Boca Juniors ha salvado la quema del grupo de ‘los cinco grandes’: River Plate, Independiente de Avellaneda, Racing Club y San Lorenzo conocieron la segunda división. En España, históricos como Atlético de Madrid y Valencia bajaron a los avernos. En Inglaterra, el Manchester United perdió la categoría en los 70. La Juventus se vio obligada a pasar un año en la Serie A por el escándalo del Calciopoli; una reedición de lo que le había ocurrido al Milan durante el Totonero de los 80. La Bundesliga vio caer al Borussia Dortmund, el Borussia Mönchenglabach y, más recientemente, el Schalke 04. El club más ganador de Francia, el Saint Étienne, actualmente purga su crisis financiera y deportiva en la Ligue 2. América de Cali y la Universidad de Chile cayeron en desagracia en Colombia y Chile, mientras que en Brasil el mítico Santos de Pelé se ha unido a Palmeiras, Independiente de Porto Alegre, Gremio, Vasco de Gama, Fluminense y Cruzeiro; todos, campeones de la Copa Libertadores.

En México, nada de ello ocurre. Sería impensable que la tragedia del ‘Peixe’ pasara en la Liga MX. En primer lugar, el descenso no existe: fue oficialmente abolido en 2020, durante la pandemia del COVID, para salvaguardar las finanzas de los clubes. Antes, no se aplicaba de facto; el último equipo degradado en la Liga MX fue Jaguares de Chiapas, en el Clausura 2017. Posteriormente, se impuso un esquema de multas para sancionar a los tres peores cocientes al finalizar cada temporada y un reglamento de certificación para garantizar que los candidatos a ascender desde la Liga de Expansión cumplan los altos estándares de la ‘división de oro’. El cuadernillo de ascenso contempla aspectos como el expediente de afiliación, aplicación del fondo de mejoras, y estadios modernizados con capacidad mínima para 20,000 espectadores.

Si en México rigiera el sistema europeo/brasileño, descenso directo para los últimos dos o tres clasificados (dependiendo de la cantidad total de participantes) después de una temporada completa (y no dos torneos por año), clubes como Chivas y Pumas no habrían tenido escapatoria. Dos de los ‘cuatro grandes’. ‘El Rebaño Sagrado’ habría caído en 2000-2001, con 36 puntos; penúltimo en la tabla general de aquella temporada, sólo por arriba del Celaya. La segunda ocasión, 2013-2014, le habría deparado un desempate con Atlas (33 puntos entre ambos), para salvar una hipotética promoción: en un formato de 18 contendientes descienden las dos peores marcas y la antepenúltima juega una última oportunidad para mantenerse en el circuito. Los tapatíos, con peor diferencia de goles en el año (-18 vs. -12), estarían condenados.

Pumas habría sufrido la hecatombe en 2004-2005: sus 37 puntos fueron insuficientes para alcanzar, siquiera, el cupo de la promoción, que pertenecería a Chiapas (40). Recientemente, en 2022-2023, sí habría disputado la promoción: 32 puntos para superar, apenas, a Querétaro y Mazatlán. Cruz Azul habría caído a la última oportunidad en 2008-2009, salvado por el criterio de enfrentamientos en común contra Chiapas (39 puntos para ambos; victoria de 4-1 para ‘La Máquina’ en el Apertura y empate a 3-3 en el Clausura). América jamás habría tenido que recurrir ni al ‘repechaje’ para evitar la relegación, pero habría quedado muy cerca en 2007-2008: sólo dos puntos arriba (37) de un combo de tres equipos que podrían haberse debatido a muerte entre el descenso y la permanencia (Veracruz, Tigres y Atlas, con 35).

Este es un mero ejercicio estadístico a posteriori. Si las condiciones de la competencia fuesen sentadas de inicio, con el formato directo de puntos, los comportamientos de los equipos cambiarían. Si el descenso estuviese en la cabeza de los participantes permanentemente, su manera de aproximarse a cada partido sería radicalmente distinta. Las circunstancias determinan el devenir de las acciones. Pero, a la vez, es un indicativo de que el fútbol no sería lo mismo.

Sigue el canal de Diario AS en WhatsApp, donde encontrarás todas las claves deportivas del día.

Normas