NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

MUNDIAL 2022

La Copa Jules Rimet se esconde de la guerra en una caja de zapatos

Ottorino Barassi, entonces vicepresidente de la Federación Italiana de Fútbol, ocultó el trofeo para evitar que cayera en manos de la Gestapo durante la Segunda Guerra Mundial.

Ciudad de MéxicoActualizado a
Historia mundialista 71: La Copa Jules Rimet se esconde de la guerra en una caja de zapatos
Explosión Sandía

La Copa del Mundo de la FIFA tiene sus momentos oscuros, por supuesto. La única vez en la que el máximo evento se canceló fue en la década de los 40, a causa de la Segunda Guerra Mundial. Esta narración nos remite a uno de los episodios más sombríos que atravesó la competición, y el mundo mismo.

Historia mundialista 71: La Copa Jules Rimet se esconde de la guerra en una caja de zapatos
Ampliar
Explosión Sandía

La Jules Rimet fue la copa maldita. Rodeada por el misterio, el mal agüero, el trofeo presenció y sufrió las turbulencias del Siglo XX. El símbolo de la concordia, la competencia, el deporte como factor de unión y convivencia. Toda la construcción cayó cuando la guerra estalló y el trofeo mismo, cuyo fin era enaltecer al victorioso, se volvió un botín de tiempos inhumanos. La triste ironía de la guerra.

Después de ganarla en dos ocasiones consecutivas (en los Mundiales de 1934 y 1938), la Jules Rimet era posesión de la Federación Italiana de Fútbol. Estaba guardada en la caja de seguridad de un banco en Roma, pero, cuando estalló la guerra, el organismo consideró que el sitio podría dejarla expuesta ante los registros de la Gestapo y el ejército nazi. Ottorino Barassi, vicepresidente de la Federación, escondió el preciado trofeo, compuesto de casi cuatro kilos de oro puro, en una caja de zapatos que ocultó bajo su cama. El objeto de la gloria, el deseo y el símbolo del fútbol, codiciados cuatro kilos de oro; ocultos como una baratija cualquiera.

Un día de 1941, la Gestapo irrumpió en el domicilio de Barassi y lo interrogaron sobre la ubicación del trofeo; desde entonces ya un Grial del poder, político, económico y deportivo. La leyenda relata que Barassi negó saber dónde estaba la Jules Rimet y deslizó que, quizá, el Comité Olímpico lo tendría bajo su supervisión en Milán.

Jules Rimet (izquierda), presidente de la FIFA, entrega el trofeo de la Copa del Mundo a Raúl Jude, presidente de la Federación Uruguaya, antes de la celebración de la primera edición del torneo en 1930.
Ampliar
Jules Rimet (izquierda), presidente de la FIFA, entrega el trofeo de la Copa del Mundo a Raúl Jude, presidente de la Federación Uruguaya, antes de la celebración de la primera edición del torneo en 1930.AFP

Después del susto, Barassi entregó el trofeo a la Federación, quien lo delegó a su abogado: Giovanni Mauro. El letrado, a su vez, lo confió a Aldo Cevenini, exfutbolista del Milán, quien tendría a salvo la Jules Rimet en su casa de campo de Bembrate di Sopra, a las afueras de Bérgamo. Ahí, esperó a que la guerra terminara, hasta el verano de 1945 para que volviera a ver la luz sin miedo. Oculta ella mientras también lo estuvo el fútbol: la Serie A se detuvo entre 1943 y 1945 y también la Copa del Mundo de la FIFA, que se reactivó hasta 1950 en Brasil en un mundo cicatrizado, adolorido.

Tiempo pues, Barassi fue nombrado como presidente de la Federación Italiana. Después, ascendió a la junta directiva de la UEFA y formó parte del grupo que dio vida a la Copa de Europa, hoy Champions League.

La copa maldita fue robada dos veces después. No sobrevivió a la segunda. Presumiblemente fue fundida, pero nadie sabe su destino.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?