NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

BOXEO

Quién es Caleb Plant, el rival de Canelo en su próxima pelea

Caleb Plant es la última frontera para Canelo Álvarez. El mexicano se ha marcado como objetivo ser unificado y el canadisense es su úlitmo escollo.

Actualizado a
Caleb Plant.
Esther LinPremier Boxing Champions

Caleb Plant (21-0, 12 KO) es uno de los nombres de moda de la semana. El campeón mundial IBF del supermedio desafía a Canelo Álvarez (56-1-2, 38 KO). El estadounidense, de 29 años, no es un boxeador que haya tenido un gran foco sobre él. Tampoco su últimas actuaciones han maravillado al público. Pese a ello, es un rival complicado y fuera de lo deportivo, su historia merece conocerse. Es uno de esos púgiles a los que el boxeo ha salvado.

Nació en Nashville (Tennessee) y con ocho años ya se puso los guantes. Su padre le construyó un austero gimnasio en su casa para que practicase boxeo. Quería que con el deporte se evadiese de sus problemas. Su madre batallaba con fuertes adicciones y tenía una vida con carencias. El noble arte fue su vía de escape y tenía talento. Lo demostró en 2011 ganando el prestigioso torneo Guantes de Oro. Eso le valió para entrar al equipo olímpico estadounidense. No fue a Londres 2012 porque se quedó como suplente. Tras ese revés, y con una experiencia de 97 victorias y 20 derrotas en el campo amateur, Plant estaba listo para pasar a profesional.

En ese momento tenía 20 años, y su novia se quedó embarazada. Su nueva situación personal hizo retrasar sus planes profesionales. Se demoraron más, porque Alia nació con una enfermedad desconocida. La pequeña sufría convulsiones diarias y aunque acudió a los mejores hospitales no dieron con su enfermedad. Tristemente, a los 19 meses, falleció. Antes de esa trágica noticia, Plant ya había debutado como profesional, aunque condicionado. Solo salía del hospital para entrenar. Tras el fallecimiento de su hija solo tardó cinco meses en volver. Lo hizo además con una promesa: ser campeón mundial. Todavía sin estar recuperado de esa situación, en marzo de 2015, su madre fallecía. Había sufrido una crisis de salud mental, en la ambulancia intentó atacar con un cuchillo a los sanitarios y cuando llegó la policía tuvo que disparar para asegurar la seguridad del resto de personas implicadas en el sucedo y la madre del púgil falleció.

El boxeo volvió a ser el refugio de Plant, quien solo pensaba en entrenar y cumplir la promesa que le había hecho a su hija. Hasta ese momento, al estadounidense solo le habían enfrentado a rivales cómodos. Pese a su experiencia, su inicio de carrera fue muy milimetrado. Poco a poco la dificultad fue creciendo y en su decimoctava pelea le llegó su primera opción titular. Derrotó a José Uzcategui y cumplió su palabra. Lo primero que hizo fue llevar su cinturón a la tumba de Alia. Lo había hecho. Con un boxeo técnico y gran manejo de distancia, Plant había llegado a lo más alto. Desde enero de 2019 hasta ahora ha realizado tres defensas. Es un campeón contrastado, pero el sábado está ante su mayor reto. Debe demostrar que es un boxeador del primer nivel.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?