ENTREVISTA | MÉXICO VS CANADÁ

Richard Hastings: "Si Canadá puede lograr el resultado en el Azteca es ahora"

El autor del gol (de oro) que eliminó a México de la Copa Oro 2000 reflexiona sobre aquella jugada, el presente del fútbol canadiense y el partido del próximo jueves en el Azteca.

Ciudad de México
0
Richard Hastings: "Si Canadá puede lograr el resultado en el Azteca es ahora"
David Leah MEXSPORT

Richard Hastings (Columbia Británica, 1977) es una leyenda del fútbol canadiense. Integró la generación que alzó el título más importante en la historia de 'Les Rouges': la Copa Oro 2000. Un grupo de futbolistas que aupó a Canadá a asomarse, aunque fuese por un año y medio, a las máximas latitudes del balompié internacional. Corazón de un entramado táctico en el que figuraban Paul Stalteri, Mark Watson, Paul Peschisolido y el goleador Carlos Corazzin (MVP de la Copa Oro 2000); todos, custodiados en la portería por Craig Forrest, histórico guardameta del Ipswich Town inglés. Aquella conquista, la asunción de aquella dinastía, no habría sido posible sin el gol que Hastings marcó en los cuartos de final del torneo, precisamente, ante México. El único gol de oro que sufrió el Tricolor en su historia y la victoria más reciente de Canadá frente a su rival del próximo jueves.

21 años después del partido, una de las victorias más importantes de la Selección de Canadá, triunfo que los catapultó a su máximo logro futbolístico, Hastings, quien ahora funge como entrenador en Escocia, atiende a AS en la previa de un nuevo enfrentamiento entre canadienses y mexicanos. El exdefensor recordó el cotejo que lo encumbró, una tarde de febrero del 2000 en San Diego, y sus sensaciones al vencer al 'Conejo' Pérez y desbancar al Tricolor de la contienda por el cetro de Concacaf. Calmo y amable, también tuvo tiempo para evaluar la evolución de 'Les Rouges' en los últimos años e incluso lanzó un temerario pronóstico para el partido eliminatorio en ciernes: si Canadá tiene una oportunidad es ahora.

Hastings pelea por la pelota con Gerardo Torrado durante el partido de cuartos de final de la Copa Oro 2000

¿Cómo te ha ido este año y medio de pandemia? ¿Cómo has estado?

Para mucha gente ha sido muy difícil. El futbol fuera de la cancha ha sido muy duro durante esta época. Estuve involucrado con una academia de un equipo de la Premier League aquí en Escocia, pero cerró. Mucha gente perdió sus trabajos dentro de la estructura del club. Ha sido un tiempo difícil para mí y para muchas personas. Decidí empezar mi propio negocio de entrenamiento, he estado en eso el último año. Cuando caes en una situación así debes intentar algo nuevo. Mi vida entera es jugar, estar cerca de la cancha. El emprendimiento fue muy bien y recientemente tomé un trabajo como manager en un equipo de la Highlands League de Escocia (quinta categoría) y lo estoy disfrutando.

Entrando en materia, quería recordar contigo el partido de cuartos de final de la Copa Oro 2000. Fue un resultado inesperado para la Selección Mexicana y un triunfo histórico para Canadá. ¿Qué recuerdos tienes de ese juego?

Fue un partido muy duro para nosotros. Logramos resistir y forzar el tiempo extra. Recuerdo sentirme 'noqueado', muy cansado. Decidimos ir al contragolpe. Recuerdo haber hecho ese sprint desde media cancha. Vi a Martin Nash hacer el cambio de juego hacia mí. Creo que fue algo de una vez en la vida, el hecho de haber estado en esa jugada. Afortunadamente pude poner la pelota en la red, era un gol para el cual ya no podía haber respuesta. Hacer un gol que terminó inmediatamente el partido me llenó de una emoción que no sueles tener cuando anotas en otra situación. Fue una sensación de alivio y de alegría. El hecho de que todo se había acabado después del gol fue una locura.

Además fue tu único gol con la Selección nacional...

Como defensa me era difícil anotar. En ese torneo el entrenador me puso como medio centro en una línea de tres (5-3-2). Yo no estaba muy familiarizado con la posición, pero él confío en mí. Jugué ahí e hice el trabajo. Quizá el gol más importante que hice.

Recibiste la pelota con las rodillas, de una manera un poco extraña. Pero, precisamente, esa recepción fue orientada y no te permitió perder un solo segundo del contragolpe...¿tuviste suerte?

Juegas de la forma en la que se desarrolla la situación. Ves el contragolpe, el espacio hacia adelante, y simplemente haces el sprint. Fue un contragolpe estándar. No solo estaba yo, también había 3-4 jugadores acompañando la jugada y que no tuvieron la pelota. Fue muy rápido. La parte más importante de la jugada fue la de Nash, que supo llevar la pelota y poner el pase preciso para mí. Toqué la pelota con las rodillas, quizá nunca lo había hecho antes en mi vida. Se lo dije al entrenador, el me respondió 'tienes que adaptarte de inmediato a cómo venga la jugada'. No puedes planear todas las cosas pequeñas que pasen en el partido y en esa situación te las tienes que arreglar como sea. La pelota me rebotó poco antes de que la controlara, pero salió hacia adelante. Al momento de definir la jugada no vi hacia atrás. Sabía que estaba bajo presión, así que hice el tiro y entró. Lo hizo con mi pierna izquierda, que es mi fuerte. Vi que el portero estaba saliendo a tapar y tiré en ese momento. Ver el disparo en la red fue un sentimiento de locura.

Tu generación ganó la Copa Oro 2000, pero la actual está compitiendo y llamando la atención. ¿Consideras que tu generación fue la mejor en la historia de Canadá?

No diría que nosotros fuimos la mejor generación. Todo se acomodó a nuestro favor durante ese torneo. Las cosas se nos dieron. No logramos demasiado después de esa Copa. Ahora estamos en un escenario distinto. Jugadores como Alphonso Davies, Jonathan David, Cyle Larin están jugando partidos muy importantes todas las semanas. Eso no era muy común en el futbol de Canadá. Están en un nivel totalmente diferente, ya tienen una gran experiencia acumulada. Atiba (Hutchinson), que sigue con el equipo y tiene ese aprendizaje que puede pasar a sus compañeros. Los jugadores actuales han puesto un nuevo estándar, han elevado el nivel. Es genial ver a tantos canadienses ir a Europa y ser capaces de jugar en un nivel tan alto. Es un buen momento para el futbol en Canadá. No podemos ir en retroceso ya, solo hacia adelante. El hecho de que Canadá esté en el segundo lugar en la última fase de las eliminatorias de Concacaf no es un accidente, hay gran calidad en el equipo. El partido contra México será muy importante; sentará precedente para seguir adelante.

¿Qué opinas de la Selección de Canadá actual? ¿Crees que tienen lo necesario como para clasificar a la Copa del Mundo?

Es un equipo con mucha confianza. La forma en la que se han desempeñado en las eliminatorias nos ha demostrado que tienen con qué clasificar. Casi nunca hemos llegado hasta ahí, casi siempre habíamos caído. Deben acostumbrarse a jugar en circunstancias muy difíciles. Aún no han jugando en el Azteca y eso no es fácil: hay que lidiar con muchas condiciones, la altitud, el calor. En México no solamente juegas fútbol. Quizá los futbolistas más veteranos puedan ayudar a sobrellevar eso. Es importante sacar puntos de visitante y maximizar los puntos como local. Será un camino muy largo. El récord de México en el Azteca es aterrador. Va a ser un partido muy duro, pero creo que si en algún momento Canadá puede lograr el resultado en el Azteca es ahora, con este grupo de jugadores".

Jugaste Mundial Sub 20, Copa Oro, Copa FIFA Confederaciones, eliminatorias. Lo único que faltó fue el Mundial absoluto. ¿Lamentas no haber tenido la oportunidad de disputarlo, o estás conforme con cómo transcurrió tu carrera?

Uno siempre quiere jugar en el Mundial. Sin embargo, si miras los resultados de las diferentes campañas de eliminatoria, no tuvimos realmente una oportunidad. Empatamos o perdimos nuestros juegos en casa. Siempre nos costó mucho hacer goles de visita. No pudimos realmente jugar de la forma en la que hubiéramos querido, desafortunadamente. Si hubiéramos estado en el grupo final (hexagonal), la sensación habría sido distinta, pero ni siquiera estuvimos cerca como para sentir un ‘lamento’. Eso sí, me siento privilegiado y afortunado por haber jugado en esos torneos. No me puedo quejar.

¿Qué opinas de la Selección Mexicana y del fútbol mexicano en general?

Basado en lo que enfrenté en el campo de juego siempre ha sido un equipo muy difícil. Los futbolistas mexicanos se caracterizan por estar muy bien organizados, juegan mucho con la pelota al piso, hay movimientos por todas partes. Tienes que estar enfocado durante los 90 minutos porque construyen juego muy bien. Para enfrentar a México hay evitar que entren en ritmo, porque siempre han tenido jugadores clave en todas las posiciones, capaces de influir en cada partido en cualquier momento y de hacer algo especial. Nunca he visto a la Selección Mexicana como un equipo débil, tienen una gran calidad técnica, están distribuidos correctamente sobre la cancha y están dotados en el ataque. México, como país, es un oponente muy difícil, pero ahora al equipo canadiense no está en clara desventaja como en otras ocasiones. Esto nos da como resultado un partido intrigante y emocionante.

Richard Hastings, exdefensa de la Selección de Canadá

Richard Hastings, exdefensa de la Selección de Canadá

¿Cuál fue el delantero mexicano que más trabajo te costó defender?

Hay muchos. Fui muy afortunado por jugar contra un atacante que estaba en el Arsenal en aquel entonces. Sí, Carlos Vela. Me tocó enfrentarlo en una eliminatoria de Copa del Mundo, en México. No pudo anotar, lo cual fue bueno para nosotros, pero fue muy difícil enfrentarlo; no pude desconectarme ni por un segundo, su primer toque, sus movimientos... Era muy bueno. Diría que él es el mejor delantero mexicano al que enfrenté.

¿Canadá ha construido una estructura lo suficientemente sólida como para consagrarse como una potencia en Concacaf?

Esa será siempre la presión. Damos por hecho que EEUU y México estarán ahí. No creo que seamos capaces de producir una generación tan talentosa de jugadores en cada proceso eliminatorio que pueda garantizarnos que seamos la tercera potencia de la zona. Costa Rica y Honduras han estado ahí, han tenido generaciones con muy buenos jugadores. No sé si Canadá está en ese punto en el que puedan garantizar esa generación de talento y alcanzar el segundo o tercer lugar en Concacaf, pero las posibilidades están creciendo. La estructura está en el lugar correcto para intentarlo. Creo que si Canadá puede calificar en esta campaña (a Catar 2022) será una buena oportunidad para atraer más interés, más recursos, todo lo que se necesita. Hay un buen proyecto. Lo importante es encontrar consistencia. Hay mucha gente haciendo las cosas correctas que le están brindando a Canadá las mejores oportunidades.

¿Te atreves a dar un pronóstico?

Uf. Quizá una victoria de 1-0. Creo que es posible. Por supuesto, las condiciones son muy duras. Es algo que a los que los jugadores nunca se han enfrentado en sus vidas. Tendrán que adaptarse a eso sobre la marcha. Con fe y confianza podrían lograr un resultado positivo.