SEGURIDAD

Cuáles son las ventajas de las glorietas y por qué son importantes para la seguridad

Las rotondas mejoran el flujo del tráfico y son mejores para el medio ambiente.

México
Cuáles son las ventajas de las glorietas y por qué son importantes para la seguridad

Independientemente del tamaño, las glorietas son intersecciones que por su diseño circular promueven un flujo de tráfico seguro y eficiente. Creada en Reino Unido en la década de 1960, esta solución de cruce que evita que se coloquen semáforos se utiliza ampliamente en muchos países, muchos de los cuales están amplificando su uso.

En América del Norte, los vehículos viajan en sentido contrario a las agujas del reloj alrededor de una isla central elevada, y el tráfico que ingresa cede el paso al tráfico en circulación.

Las ventajas de las glorietas

En entornos urbanos, los vehículos que ingresan negocian una curva lo suficientemente cerrada como para reducir la velocidad a aproximadamente 20-30 km/h; en entornos rurales, los vehículos que ingresan pueden mantenerse a velocidades algo más altas (40-45 km/h).

A medida que los vehículos circulan dentro de la glorieta, se mantienen velocidades lentas y constantes mediante la desviación del tráfico alrededor de la isla central y el radio relativamente estrecho de la rotonda y los carriles de salida.

En teoría, las velocidades lentas ayudan a los vehículos a entrar, dar vueltas y salir de una glorieta sin problemas. Para ello, los conductores que se acercan a una rotonda deben reducir su velocidad, buscar posibles incorporaciones con los vehículos que ya están dentro. Una vez en la glorita, los conductores proceden a las salidas que necesitan.

A veces, las limitaciones de espacio o la topografía hacen que sea imposible construir una glorieta. Igualmente, los detalles del diseño geométrico varían de un sitio a otro y deben tener en cuenta los volúmenes de tráfico, el uso del suelo y otros factores.

A menudo, las rotondas requieren más espacio en las inmediaciones de la intersección que las intersecciones tradicionales comparables. Sin embargo, debido a que las rotondas pueden reducir las demoras y la longitud de las filas, requieren menos espacio en las carreteras que se aproximan que las intersecciones comparables controladas por señales de alto o semáforos.

Una intersección con flujos de tráfico muy desequilibrados (es decir, un volumen de tráfico muy alto en la calle principal y un tráfico muy ligero en la calle lateral) puede no ser un candidato ideal para una rotonda. Lo mismo ocurre con las intersecciones aisladas en una red de semáforos.

Si bien el costo de construcción inicial de una rotonda varía de un sitio a otro, su mantenimiento suele ser más económico que el de las intersecciones con señales. Se estima que la vida útil de una rotonda es significativamente más larga, aproximadamente 25 años, en comparación con los 10 años de una señal de tráfico típica.

Beneficios de seguridad

En las intersecciones tradicionales con señales de alto o semáforos, algunos de los tipos más comunes de choques son los choques en ángulo recto, de giro a la izquierda y de frente.

Estos tipos de colisiones pueden ser graves porque los vehículos pueden atravesar la intersección a altas velocidades. Con las rotondas, este tipo de choques potencialmente graves se eliminan esencialmente porque los vehículos viajan en la misma dirección y a bajas velocidades.

Básicamente, los conflictos de vehículo a vehículo que ocurren en las rotondas generalmente involucran a un auto que se incorpora a la carretera circular. En el caso de rotondas de varios carriles, también pueden producirse conflictos cuando los vehículos salen.

Según estudios en Estados Unidos de intersecciones convertidos de semáforos o señales de alto a rotondas han encontrado reducciones en los choques con lesiones del 72 al 80 por ciento y reducciones en todos los choques del 35 al 47 por ciento. Por su parte, los estudios de intersecciones en Europa y Australia que se convirtieron en rotondas han informado de reducciones del 25 al 87 por ciento en los choques con lesiones y del 36 al 61 por ciento en todos los choques.

También para los peatones

Además de tener menos conflictos serios entre vehículos que las intersecciones tradicionales, las rotondas también son generalmente más seguras para los peatones.

En una rotonda, los peatones caminan por las aceras alrededor del perímetro de la calzada circular. Si necesitan cruzar la carretera, cruzan solo una dirección de tráfico a la vez. Además, las distancias de cruce son relativamente cortas y las velocidades de los vehículos tienden a ser bajas.

Reduce el tiempo de traslado

Respecto al tiempo, una glorieta reduce las demoras de los vehículos entre un 13 y un 23 por ciento y la proporción de vehículos que se detuvieron se redujo entre un 14 y un 37 por ciento.

Dado que las rotondas mejoran la eficiencia del flujo de tráfico, también reducen las emisiones de los vehículos y el consumo de combustible.

Se ha descubierto que la instalación de rotondas en lugar de señales de tráfico o señales de alto reduce las emisiones de monóxido de carbono en un 15-45 por ciento, las emisiones de óxido nitroso en un 21-44 por ciento, las emisiones de dióxido de carbono en un 23-34 por ciento y las emisiones de hidrocarburos en un 0-40 por ciento.