MOTOS

La historia de la Suzuki GSX-1300R Hayabusa, la primera motocicleta en superar los 300 km/h

Esta moto ha hecho historia por las capacidades dinámicas en recta y en curvas.

Ciudad de México
0
La historia de la Suzuki GSX-1300R Hayabusa, la primera motocicleta en superar los 300 km/h
Suzuki

Así como sucede con los automóviles, en el mundo de las motocicletas existen modelos que son altamente reconocidos por sus capacidades dinámicas, como es el caso de la Suzuki Hayabusa que, desde su debut a finales de la década de 1990, ganó el título de la moto más rápida del mundo.

Fue exactamente en 1999, cuando Suzuki sorprendió al mundo con el debut de la denominada GSX-1300R Hayabusa, una súper moto que destacaba por su diseño aerodinámico y velocidad.

Hasta la aparición de esta moto, fue que un vehículo de dos ruedas de producción masiva, había sido capaz de superar los 300 km/h. Todo un misil.

Una moto de ensueño

Con esta carta de presentación, fue como este modelo de Suzuki, que por cierto su nombre hace referencia, en japonés, al halcón peregrino, un ave que alcanza una elevada velocidad cuando se lanza en picado para cazar a sus presas; inició una leyenda no solo del motociclismo, sino de la movilidad entera.

Además de ser todo un referente en cuestión de velocidad, la Suzuki Hayabusa ha marcado tendencia a través de su diseño único y reconocible por propios y extraños.

Desde su debut, esta moto ha sido reconocida por su imagen aerodinámica siempre se ha hecho presente con una serie de soluciones de diseño que le permitan hacer frente a las altas velocidades.

Volviendo al tema del desempeño, esta motocicleta no solo ha llamado la atención por su capacidad de llegar a 300 km/h en línea recta, sino también destaca por la dinámica.

Ya sea en términos de estabilidad y agilidad, la Hayabusa ha destacado por su máxima precisión, aplomo y confianza a las altísimas velocidades a las que era capaz de moverse; y también resultaba eficaz y divertida en curvas de baja y media velocidad.

Suzuki GSX-1300R Hayabusa

Para convertirse en la moto de producción más veloz del planeta se le dotó de un potente motor que también estableció nuevos estándares. Suzuki diseñó un motor tetracilíndrico de 1,298 cc, muy adelantado a su tiempo, ya que adoptaba soluciones como la inyección y las bobinas individuales para cada cilindro.

Al momento de su debut, este cohete sobre ruedas poseía 175 caballos de fuerza. Con esa potencia y gran ligereza fue capaz de superar los 300 km/h y de lograr unas aceleraciones espectaculares hasta 200 km/h.

Con todo esto, en su primera generación, la Suzuki GSX-1300R Hayabusa se convirtió en un icono del motociclismo y cosechó un impresionante éxito de ventas, con más de 115,000 unidades vendidas entre 1999 y 2007.

Segunda generación

En 2008 se lanzó la segunda generación, con profundos cambios que perfeccionaban la fórmula original y una silueta que mantenía la misma filosofía de diseño, pero que mejoraba la protección aerodinámica del piloto.

En esta nueva etapa, la Hayabusa fue equipada con un motor de 1,340 cc que, además de obtener una serie de soluciones tecnológicas, aumentaba la potencia máxima hasta los 194 caballos de fuerza.

Otras innovaciones orientadas a mejorar su agilidad en carretera e imprimir mayor confianza al piloto a la hora de transmitir al suelo su exuberante potencia fue la suspensión, los frenos, los rines, las llantas y el embrague.

Durante este segundo ciclo, Suzuki vendió más de 74,000 unidades, elevando las ventas totales a casi 190,000 unidades.

Desgraciadamente, con la entrada en vigor de las leyes de emisiones Euro 4, Suzuki dejó de comercializar la Hayabusa en Europa en 2018 y las ventas se centraron en el mercado norteamericano.

Suzuki GSX-1300R Hayabusa

Tercera generación

Ante esta situación, los ingenieros y diseñadores de Suzuki trabajaron a fondo para lanzar la tercera generación de la Hayabusa, que además de estar adaptada a la normativa Euro 5, ha sido rediseñada casi por completo (más de 550 piezas nuevas) para convertirla en una moto más ágil y segura.

Dotada de un diseño más aerodinámico y numerosos sistemas electrónicos, la nueva Hayabusa perfecciona aun más la máxima confianza al piloto en cualquier circunstancia, además que fue adaptada para su uso en el día a día.

Trabajada para mejorar su seguridad, esta tercera generación se la ha dotado de la última tecnología en asistentes electrónicos, adoptando numerosos sistemas que permiten una conducción acorde a las exigencias y capacidad de su piloto.

Para esta cita, la Hayabusa contiene un motor de 1,340 cc productor de 190 caballos de fuerza y 110 libras-pie de torque.

Fuente de inspiración

Es tal la capacidad del motor de la Hayabusa, que ha dado el salto a las cuatro ruedas, motorizando numerosas preparaciones de microautos, karts autos de serie, como los famosos Radical.