ENTREVISTA - LNBP

Gustavo Ayón: "No tengo ningún recelo hacia el Real Madrid"

El pívot mexicano atendió a AS en la previa de los playoffs de la LNBP y repasó variedad de temas: su presente en Astros, su relación con el Real Madrid, Luka Doncic, la suspensión de Ademeba...

Gustavo Ayón: "No tengo ningún recelo hacia el Real Madrid"
Astros de Jalisco

Hace año y medio, las perspectivas de Gustavo Ayón (Zapotán, Nayarit, 1985) estaban en la NBA. Por ello salió del Real Madrid. La oportunidad de volver al máximo escenario no podía escaparse. "Había un 90% de posibilidades. Estaba casi hecho", asegura en video-llamada desde Guadalajara, Jalisco. Las circunstancias no jugaron a favor del nayarita, quien emigró a San Petersburgo, donde militó por una temporada con el Zénit hasta que el COVID-19 apareció. Pero Gustavo Ayón no se lamenta por ello. Ni por nada: "Si no fue ahí, será en otro lugar. No pasa nada". Hoy, su nuevo hogar es Guadalajara y los Astros de Jalisco. Un regreso a las bases. A donde todo empezó, hace 11 años. Quizá el retorno sea para volver a tomar vuelo. O quizá sea un destino final. Nadie lo sabe. Ni Gustavo. La única certeza es que el bicampeón de Europa y el tercer mexicano que llegó a la NBA aún disfruta del baloncesto como si fuera el primer día de su carrera.

- ¿Qué ha sido de Gustavo Ayón durante la pandemia a nivel personal? ¿Cómo pasaste los primeros meses el confinamiento?

Es algo que nos tomó sorpresa. Nadie está preparado para una situación así. Lo más importante es que estamos bien. Estuve mucho tiempo con familia, como ha sido durante muchos años. He estado en casa, disfrutando de cosas que me gusta hacer. En lo deportivo, estuve siete meses parado. Ahora mismo comienzo a tomar forma. Físicamente me estoy empezando a sentir bien. Espero que se empiecen a dar algún tipo de oportunidades.

- ¿Cuáles han sido tus primeras sensaciones después de dos partidos con Astros de Jalisco?

Sé cómo es el sistema de juego aquí en México. De qué manera se juega, cuáles son los pros y contras. Me siento bien, contento. Ilusionado con este proyecto. No tiene fecha de cuándo vaya a terminar mi estancia aquí; puede ser mañana, puede ser dentro tres meses, o puedo permanecer aquí el resto de mi carrera, no se sabe. Pero me hace mucha ilusión. Estoy contento. Estoy disfrutando el día a día. He tenido ya dos partidos con el equipo. Me siento bien. Físicamente, me falta aire, pero eso se irá nivelando conforme pasen los días.

-¿No encontraste alguna resistencia de parte de la LNBP para tu regreso a México? Pregunto por aquel desencuentro del año pasado respecto a tu intención de ser socio de Aguacateros de Michoacán...

No. Son dos situaciones totalmente diferentes. No creo que tenga ningún tipo de restricción, ni creo que lo hayan pensado. Al final, creo que es un beneficio para ellos, para mí, para todos los que están envueltos en la LNBP. A mí me ha ayudado muchísimo para poder jugar y estar en forma. A ellos les ha dado un poco más de luz. Mucha gente ha volteado a ver aún más a la liga, aunque se pueda escuchar egocentrista, por estar yo en el equipo de Astros.

- ¿Extrañas Madrid, Gustavo?

Sí. Es una ciudad preciosa que siempre recordaré y echaré de menos. Viví momentos muy bonitos ahí. El Real Madrid es una institución increíble a la cual se echa de menos. Son etapas que finalizan. Se queda ahí, se acaba. Hay que pensar en el presente y lo que se pueda hacer más adelante.

- ¿No hay ninguna posibilidad de volver al Madrid?

No creo. El equipo está muy bien conformado. Tiene grandes jugadores. Es un muy buen club, va renovándose constantemente. No creo que exista la posibilidad y, aparte, no hemos tenido contacto. No espero que se den las cosas tampoco.

- ¿Cómo quedaron las cosas con el Madrid? ¿Hubo algún rompimiento por tu salida? El club no te incluyó en sus elegidos para 'el Equipo de la Década', lo que muchos pudieron interpretar como que la situación no quedó del todo bien...

No. Rompimiento no hubo. Siempre, el tiempo que estuve, di mi profesionalismo y lo mejor de mí para estar dentro del equipo al 100%. Mi trabajo está reflejado ahí. Que haya salido o no dentro del equipo es algo que la misma historia se va a encargar de poner. Si hubo esa incomodidad o discrepancia, al final no depende de mí, depende de las reacciones del equipo. Mi trabajo siempre estuvo reflejado al 100% y no tengo ningún recelo, ningún sentimiento negativo hacia el Madrid. Por el contrario, fueron palabras de agradecimiento en todo momento para ellos.

- ¿Qué fue lo que realmente que truncó tu regreso a la NBA?

Se fue hablando durante mucho tiempo. Se fue concretando la posibilidad. Y, al final, los equipos toman decisiones dependiendo de lo que quieren. A un inicio se tenían casi un 90% de probablidades de volver a la NBA con un equipo que me daba lo que quería, en cuestión de cercanía de casa. Eso me orilló a aspirar a llegar a la fecha de contrataciones. Y ahí fue cuando el equipo se decide por otro jugador. No son cosas que dependan de mí, sino de la gerencia, de un dueño, de un directivo. Hay que seguir como jugadores. Si no fue ahí, será en otro lado. Y si no fue ahí, fue en Rusia. Estoy agradecido con el Zénit por haberme abierto las puertas para seguir jugando al máximo nivel, como lo es la Euroliga.

- ¿Este equipo NBA al que haces referencia son los Dallas Mavericks?

Vamos a mantenerlo ahí, como que fue un equipo de la NBA.

- Más allá de lo deportivo, ¿cómo fue tu experiencia, en lo personal, en Rusia?

Fue difícil, por el hecho de tener a la familia conmigo, pero no por el hecho de que estuvieran conmigo, lo cual siempre es maravilloso, sino porque ellos estaban 24/7 en casa. Era muy difícil salir y tener vida en la ciudad por culpa del clima. Tengo una niña pequeña, de dos años. Era complicado para ella. El estar con esa tensión de que no tenían vida más que estar en casa esperando a qué hora aparecía yo era difícil. Optamos por que ellos regresaran a México y yo permaneciera un tiempo más allá. Luego llegó la pandemia y me tuve que regresar. No fue una situación fácil, pero es lo que nos toca vivir. Lo afrontamos con mucho carácter, con mucha confianza. Y, sobre todo, tratando de disfrutarlo lo más posible, donde sea que estuviéramos.

- En la conferencia de prensa en la que te presentaron como nuevo jugador de Astros mencionaste que el Fenerbahçe tuvo algún acercamiento informal contigo, ¿qué otros equipos de Euroliga intentaron contratar tus servicios?

Sí. Hubo varios equipos de Euroliga interesados, pero la situación de la pandemia no permitió que se abrieran los contratos al nivel en el que estoy acostumbrado. No se llegaron a acuerdos y punto, se acaba. Son cosas que llegan a pasar. Siempre he tenido muy claro lo que quiero. Y, si no se da, si no se concreta, no pasa nada. Solo queda esperar a que llegue una oportunidad en un equipo que realmente apueste por mi trabajo.

- A estas alturas de tu carrera, ¿hay algo que aún te quede pendiente por lograr?

Siempre he tenido la ilusión de estar en unos Juegos Olímpicos. El próximo año podría ser, si la situación de México (ante FIBA) se regulariza. Ir a unos Juegos Olímpicos me encantaría. Sería el broche de oro para mi carrera. Es lo único que me faltaría. En cuestión de títulos y logros, he ganado casi todo. Pero todo es pasado. Ya es historia. Sigo con ganas de seguir creciendo, de seguir poniendo mis logros con letras doradas.

- Si FIBA incluye a México, ¿te podríamos ver en el preolímpico de Croacia (en junio de 2021)?

100%. Si todo se regulariza, me encantaría estar en ese preolímpico. Y poder, junto con mis compañeros, buscar ese pase tan anisado a los Juegos Olímpicos después de tantos años.

- Cambiando un poco de tema, ahora mismo en la NBA hay un jugador que está destacando muchísimo. Se trata de Luka Doncic. Lo conoces muy bien. Cuando vino a México, en diciembre de 2019, habló maravillas de ti y siempre se ha referido a Gustavo Ayón como una de sus máximas influencias y una de las personas que más le arropó durante su época en el Real Madrid. ¿Qué piensas de la erupción de Luka en la NBA?

Con nosotros ya entrenaba desde los 15 años, imagínate. En el Madrid tenía a 6-7 exNBA, a los mejores jugadores de España y de Europa. Que se haya puesto a entrenar con ellos con solo 15 años dice mucho. Siempre tuvo una cabeza muy madura, muy amueblada, y eso le ayuda. Me siento muy orgulloso, muy contento de que siga logrando cosas. Creo que va a marcar una época en la NBA. Ya lo está haciendo, con sus números, con sus actuaciones. Es un muchacho ganador que da muchísima vida a su juego. Siempre está sonriendo dentro del campo. Es un gusto para nosotros, que jugamos con él, ver lo que está haciendo. Espero que en un futuro no muy lejano pueda visitarlo y verlo jugar en la NBA, que era un sueño para él desde el primer momento que entrenó con nosotros. Se le veía una calidad diferente a la que estás acostumbrado a ver normalmente. Nadie en el equipo tenía la duda que iba a ser un referente donde se plantara.

Ir a unos Juegos Olímpicos me encantaría. Sería el broche de oro para mi carrera. Es lo único que me faltaría

Gustavo Ayón

- En estos momentos está Juan Toscano en los Golden State Warriors...

También, muy orgulloso, como mexicano, de que nos represente en una liga tan importante. Creo que es un jugador que está hecho para la NBA. Físicamente es muy bueno. Tiene unas cualidades físicas que lo van a ayudar a triunfar ahí. Es su sueño también, como el de todo basquetbolista. Espero que en unos años tengamos muchos más mexicanos en la NBA. Tan cerca que la tenemos, tan a la mano, y no puede ser que nada más haya uno. Ojalá que tengamos cinco por temporada, que los jóvenes que vienen empujando logren llegar a la NBA y se metan en esa dinámica. Que puedan abrirle el camino a muchos más niños de nuestro país que sueñan con llegar a la máxima liga del mundo.

- ¿Tienes algún comentario sobre la suspensión de FIBA a Ademeba (Asociación Mexicana Deportiva de Baloncesto?

Es un daño muy grande que se le está haciendo al basquetbolista mexicano, sea amateur, profesional; en infantiles, juveniles, femeniles. Creo que se está cometiendo un grave error en poner los intereses de alguien por arriba del baloncesto. Eso lo tienen que arreglar sí o sí, porque están afectando a muchísima gente. No solo es el nombre de Ademeba, es la oportunidad de muchísimos basquetbolistas que tienen la ilusión de ponerse la camiseta para representar a 125 millones de habitantes. No es justo que por malas decisiones de las personas encargadas del baloncesto estén en esta postura.