HISTORIA

Mazda celebra 80 años de incursionar en la industria del automóvil

La compañía japonesa celebra 80 años de haber incursionado a la industria automovilística.

Mazda celebra 80 años de incursionar en la industria del automóvil

2020 es un año sumamente emblemático para Mazda, ya que además de celebrar un siglo de su fundación, cumple 80 años de haber incursionado en la industria del automóvil.

Después de que en sus inicios se dedicó a la fabricación de productos derivados de corcho y, posteriormente, a la elaboración de máquinas y equipos industriales, así como la producción de motocicletas de tres ruedas; en 1940, Mazda inició una nueva etapa al entrar al sector automovilístico.

Con la experiencia adquirida en el desarrollo, producción y comercialización de motos enfocadas para el transporte de carga, Mazda decidió ir más allá, como era su costumbre, y decidió iniciar el plan de incursionar a la industria automotriz.

Como parte de esta nueva estrategia, el equipo de Mazda creó lo que sería su primer vehículo de pasajeros. Se trataba de un vehículo conceptual que vislumbraba un auto pequeño con un amplio espacio interior.

Desgraciadamente, el plan de la compañía japonesa de llevar a la producción masiva a este prototipo quedó solo en la fase conceptual, debido a que, a la Segunda Guerra Mundial, en especial la bomba atómica, destruyó Hiroshima, la ciudad sede de Mazda.

Al culminar la guerra, Mazda cambió su estrategia y se dedicó la producción y venta de vehículos comerciales. Fue hasta 1960, 20 años después de aquel primer proyecto de un vehículo de pasajeros, que la compañía comenzó la fabricación masiva de un automóvil.

Mazda R360 Coupé

Sin duda la espera por incursionar en el mercado de automóviles valió la pena para Mazda, ya que después de la pausa de dos décadas dio pie a un vehículo que se convirtió en todo un éxito de ventas: el R360 Coupé.

Esta popularidad provino de la conjunción de varios atributos, entre ellos: el bajo precio, el tamaño compacto -tres metros de longitud-, el gran espacio interior, el diseño peculiar, la transmisión automática y la ligereza (solo 380 kg, el más ligero de su segmento) que incitaban un bajo consumo de gasolina.

Con esta serie de propiedades, el Mazda R360 Coupé fue todo un éxito en ventas en Japón. Tan solo en el mismo día de su lanzamiento, acaparara el 15 por ciento del mercado japonés.

Mazda Carol

A dos años de incursionar en el sector de automóviles de pasajeros, Mazda creó un segundo modelo en 1962. Bajo el nombre de Carol, este ejemplar se convirtió en el sedán de cuatro puertas más pequeño del mundo, a la vez que montaba uno de los motores de automóvil de cuatro tiempos más compactos de la historia.

Con unas dimensiones similares al R360, el espacio interior y manejo de este auto era superior gracias a la mayor distancia entre ejes y a la suspensión independiente en las cuatro ruedas.

Al igual que el R360, el Carol fue todo un éxito de ventas. En su primer año, obtuvo una cuota de mercado del segmento japonés de los kei cars.

Mazda celebra 80 años de incursionar en la industria del automóvil

Mazda celebra 80 años de incursionar en la industria del automóvilMazda celebra 80 años de incursionar en la industria del automóvil

Mazda Familia

Ya con dos modelos pequeños en la gama, Mazda decidió saltar a una clase superior e introdujo el Familia. Con un diseño del estudio Bertone, concretamente de la leyenda Giortto Giugiaro, este fue el primer modelo compacto de la marca.

Para lograr el mayor número de ventas, el Mazda Familia se ofreció en versiones sedán, wagon y coupé. A lo largo de los años también se le llamó 800, 1000, 1200 y 1300, según la cilindrada del motor y gozó de una inmensa popularidad: solo de la primera generación se fabricaron más de 400,000 unidades.

Mazda 323

En 1977, salió a la luz el Mazda 323, un hatchback de tres y cinco puertas -después surgió un station wagon- que gracias a su estilo europeo revolucionó el diseño entre los fabricantes asiáticos.

Además de su peculiar imagen, el 323 destacaba por su bajo precio, su ligereza, docilidad y fiabilidad. Este dos últimos atributos quedaron comprobados en un viaje de 15,000 kilómetros desde Hiroshima a Frankfurt, en tan solo 40 días y sin averías.

En la década de 1980 y 1990, el 323 vio otras cuatro generaciones, enfocadas fundamentalmente a clientes jóvenes, con mejoras continuas en el confort, la versatilidad y el comportamiento.

Mazda 121

En 1986, hizo su aparición el Mazda 121, que, a semejanza de otros modelos anteriores, su interior resultaba mucho más espacioso de lo que sugerían sus 3.5 metros de longitud.

Entre sus funciones inteligentes destacaba la segunda fila de asientos deslizante, con un mecanismo que podía accionarse desde el mismo asiento o desde la cajuela.

También se encontraba disponible con un techo eléctrico de lona que podía recogerse hacia adelante, hacia atrás o en ambas direcciones al mismo tiempo.

Mazda2

Presentado en 1996, el nuevo Demio, conocido en otros lares del mundo como Mazda2, tenía la estructura interna de un monovolumen, pero en formato subcompacto, con más espacio para la cabeza, configuración variable de asientos y un portón trasero de grandes dimensiones.

Su segunda generación (2002-2007) mantuvo la limpieza de líneas y añadió como opción una tracción a las cuatro ruedas eléctrica (solo en Japón), con un motor eléctrico que transmitía par a las ruedas traseras para mejorar la tracción.

Mazda3

Después de 36 años y con más de 10 millones de unidades vendidas, el 323 abrió paso al Mazda3, un modelo compacto con la misma conducción sobresaliente que su predecesor, pero con más poder.

Una muestra de este poderío fue la versión MPS que con 260 caballos de fuerza (2006-2013) aceleraba de 0 a 100 km/h en apenas 6.0 segundos y tenía una velocidad punta de 250 km/h.

De igual manera, el Mazda3 supuso una evolución en términos de diseño y confort, con opciones normalmente reservadas a vehículos bastante más caros.