ORGULLO LGBT

“Mónica siempre estará viva”, Ricardo del Real, el atleta olímpico que abrió brecha para nuevas generaciones

Representante mexicano en Sydney 2000, el taekwondoí es considerado un pionero del activismo LGTB+ en el deporte de nuestro país.

“Mónica siempre estará viva”, Ricardo del Real, el atleta olímpico que abrió brecha para nuevas generaciones

Para Ricardo del Real será imposible olvidar a Mónica. ¿Y cómo hacerlo?, fue ella, con esa valentía con la que se enfrentaba a sus rivales en el tatami, con la disciplina y corazón que la llevó a competir en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000, la que impuso las bases de lo que hoy es su vida. Su gran ejemplo.

Ricardo fue el primer hombre transexual mexicano que habló abiertamente de su orientación sexual, en tiempos donde el tema aun era un tabú. El deporte de la comunidad LGTB+ le debe mucho, lo tiene como estandarte de la manera más merecida porque fue pionero, de esos que tuvieron el valor de plantar cara y romper moldes para limpiar un poco (o un mucho) el camino de las nuevas generaciones.

Le costó mucho. El reconocimiento que Mónica del Real había alcanzado gracias a su brillante carrera en el Taekwondo, ganando medallas en competencias internacionales y Mundiales, siendo atleta olímpica, lo hacía más complicado.

“Mónica siempre estará viva”, Ricardo del Real, el atleta olímpico que abrió brecha

Pero hoy, a tres años de distancia de su transición hormonal, Ricardo agradece a Mónica todo lo que le dio.

A Mónica siempre la tengo presente, es como tener un alma, me siento acompañada y la esencia es la misma. El esfuerzo del pasado está teniendo frutos en el presente y ahora hay que seguir aprendiendo, es como una dualidad importante donde siempre estaré agradecido con mi pasado y Mónica del Real siempre estará viva."

"Para mí es sumamente importante jamás olvidar mi pasado, mi vida está llena de oportunidades de aprendizaje muy valiosas, el hecho de tener vigente mi pasado, es que sea una especie de una base para que muchas cosas de las que hoy realizo sean de vital importancia. Es impensable olvidar mi pasado, me costó mucho esfuerzo, mucho sudor, se abrió brecha para que hoy los taekwondoínes tengan lo que tienen," señaló.

Decisión complicada

Ricardo decidió esperar hasta el final de su carrera deportiva para hablar abiertamente de su orientación sexual. En su época como atleta, ella misma era un enjambre de dudas, de miedos, según confiesa, todo producto de la falta de información.

“Me toco una época donde era imposible pensarlo, en mi tiempo siempre tuve atracción con las chicas y mi cuerpo era el de una mujer y ¿cómo iba a decir que no me atraían los chicos, que me atraían las chicas?, era muy complicado. Hoy en día, en el movimiento deportivo internacional ya se sabe que algunas personas tienen parejas del mismo sexo y ya, no pasa nada, pero en ese entonces era imposible comentarlo y era imposible comentar si yo me sentía distinto porque no era tanto me vieran físicamente mujer para que me atrajeran las chicas, sino que yo me sentía un hombre pero en un cuerpo de mujer, era muy criticado, no había mucha información sobre hombres trans, me tomó más tiempo llegar a este punto, pero estoy convencido de que nunca es tarde”, aseguró.

Y una vez que Del Real se decidió por iniciar su proceso para dar vida a Ricardo, había otro problema complejo que resolver: informar y pedir el apoyo de los suyos.

“Mónica siempre estará viva”, Ricardo del Real, el atleta olímpico que abrió brecha

“Sí hubo compañeros que supieron prácticamente ya retirado que yo tenía esta atracción hacia las chicas, pero cuando hice mi cambio fue un proceso, lo tuve que comentar con un círculo muy cercano de amistades, la reacción que tuvieron fue un shock, me decían que estaba loca y yo les dije que necesitaba su ayuda. Todo comenzó a través de amistades de años y fue posible que me ayudaran, hicieron su mejor esfuerzo, de pronto me hablaban en femenino, pero soy paciente en ese aspecto y fue algo que yo valoro mucho y que me ayudó”, apuntó.

Deporte sin discriminación

Ricardo subraya con firmeza que la ecuación deporte-discriminación no conjuga, por lo que hoy ningún atleta debería tener miedo de hablar abiertamente de su orientación sexual.

“Hablando de deporte de alto rendimiento, del movimiento olímpico, esto contrapone a los lineamientos de la carta Olímpica porque no debe haber discriminación de ningún motivo, muy pocos han tenido esa valentía de poder salir con esta libertad y decir quiénes son sin que les moleste, pero hay otros a los que aún les da mucho miedo”, destacó.

“Mónica siempre estará viva”, Ricardo del Real, el atleta olímpico que abrió brecha

Del Real aplaudió al patinador Jorge Martínez y lo colocó como un ejemplo a seguir por las nuevas generaciones de atletas de la comunidad LGTB+ de nuestro país.

“Yo destaco mucho la valentía que tuvo el patinador Jorge Martínez, es algo insólito, que pantalones, porque cuando llega y gana el lugar que tuvo (en Juegos Panamericanos) y es medallista, normalmente los ganadores se dan una vuelta con su bandera y él agarró bandera mexicana y bandera de la diversidad, esto es un posicionamiento internacional, sobre todo latinoamericano, que la diversidad está presente. Así como Jorge, necesitamos muchos más valientes que salgan con ese orgullo de ser quienes son para que impulse a más personas a dejar el temor”, subrayó.