CORONAVIRUS

¿Pacientes con COVID-19 podrán utilizar hidroxicloroquina?

La Cofepris autorizó a la Secretaría de Salud suministrar el fármaco hidroxicloroquina a pacientes con coronavirus en etapa temprana.

¿Pacientes con COVID-19 podrán utilizar hidroxicloroquina?
GUSTAVO GRAF MALDONADO REUTERS

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) autorizó a la Secretaría de Salud trata a los pacientes ambulatorios de coronavirus (COVID-19) con el fármaco “hidroxicloroquina”, a partir de la siguiente semana en los institutos nacionales de salud.

“Lo que hemos convenido con el secretario (de Salud, Jorge Alcocer) es distribuirlo en las instituciones de la coordinación de los Institutos Nacionales de Salud, hospitales regionales, hospitales de alta especialidad y con instituciones de seguridad social”, comentó al diario Milenio José Sifuentes Osorio, director médico del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ).

José Sifuentes también expuso que se han realizado ensayos clínicos que han demostrado que el fármaco disminuye la inflamación que tienen las personas con COVID-19 en las primeras fases de la enfermedad. Debe subrayarse la importancia de  que los pacientes no deben automedicarse.

“Este es un medicamento que si se utiliza en fases tempranas tendría el beneficio, pero en un paciente grave que ya está hospitalizado y que ya está con mucha fiebre y datos francos de inflamación, este medicamento ya no es la mejor opción.

“La Cofepris autorizó el uso emergente del fármaco como “un acuerdo secretarial” para su administración ordenada en cada uno de los centros médicos y manteniendo una vigilancia cuidadosa de los pacientes. “Y esto se puede hacer, no sólo con el seguimiento presencial, sino incluso con el seguimiento a través del teléfono, las videollamadas se puede hacer ese seguimiento cuidadoso de esos pacientes”, continuó

La hidroxicloroquina, puede generar en los pacientes problemas cardíacos, intolerancia gástrica, alergias o riesgos en retina, cuando se utilizan dosis no suministradas por un doctor.

“Es el tiempo propicio para disminuir el fenómeno inflamatorio que se mide con diversas pruebas en la sangre y que va demostrando, va revelando como la infección progresa y que ya no se queda solo en los pulmones, sino que se manifiesta en otros órganos también cómo puede ser los riñones los vasos sanguíneos”, concluyó