TUNING

James Hetfield de Metallica y el tuneo de su Lincoln Zephyr

Este auto catalogado como hot rod está a nada de ser el auto perfecto por su imagen y poder excepcional.

James Hetfield de Metallica y el tuneo de su Lincoln Zephyr
Cortesía Barrett Jackson

A lo largo de la historia del automóvil han existido vehículos que por más que pasen los años e incluso décadas se siguen viendo elegantes y, hasta cierto punto, modernos. Uno de los vehículos que mejor ejemplifica esto de la perpetuidad en el estilo es el Lincoln Zephyr.

Aun con una antigüedad de 80 años, este monumental automóvil luce una figura fuera de serie, incluso pareciera que este vehículo viajó al futuro al momento de su creación, ya que en su época no existía algo similar.

Ante la belleza que ostenta en su exterior, el Lincoln Zephyr es un automóvil sumamente codiciado por aquellas personas que buscan tener un auto clásico para su restauración, ya sea para dejarlo lo más original posible o para adecuarlo a la era moderna, y así convertirlo en un hot rod como es el caso de esta ejemplar propiedad de James Hetfield, vocalista y guitarrista de Metallica.

Este Lincoln Zephyr 1941 está a nada de ser el auto perfecto

Como un apasionado de los autos clásicos, pero modificados, para entregar un alto desempeño, la estrella del grupo de thrash metal, no perdió la oportunidad para hacer una serie de adecuaciones en su Zephyr.

Para lograr un manejo sin igual, James Hetfield decidió intercambiar el motor original (12 cilindros) por uno completamente moderno. En este caso se eligió el V10 del Dodge Viper que a través de una transmisión de automática de cuatro cilindros entrega 400 caballos de fuerza, esto es casi cuatro veces el poder original.

Encima de este poder, el Lincoln Zephyr ofrece una conducción más estable al gozar de un chasis reforzado, un sistema de suspensión por aire, una dirección eléctrica y frenos de alto desempeño.

Este Lincoln Zephyr 1941 está a nada de ser el auto perfecto

Junto a este trabajo mecánico, el vehículo también recibió un trabajo de pintura, nuevos rines y un interior completamente renovado (asientos eléctricos, aire acondicionado, sistema de audio, ventanas eléctricas, consola equipada).

Con todo esto, James Hetfield logró crear uno de los hot rods más espectaculares, sobre todo el diseño que se basa en uno de los autos más bellos de la historia: el Lincoln Zephyr.

Este Lincoln Zephyr 1941 está a nada de ser el auto perfecto

¿Te gustó?