AMÉRICA

El día de la trifulca en el Azteca y la Copa Libertadores

Te recordamos el día de una de las mayores trifulcas suscitadas en un partido de Copa Libertadores, aquella de la noche del 11 mayo de 2004 en el Estadio Azteca.

Ciudad de México
El día de la trifulca en el Azteca y la Copa Libertadores

Dentro unos días se cumplirán 16 años de uno de las mayores y más recordadas trifulcas en un partido de Copa Libertadores. Aquel encuentro de octavos de final entre Sao Caetano y América.

El conjunto brasileño había ganado la ida, en el estadio Anacleto Campanella, por dos goles a uno. Por lo que las ´Águilas ‘buscarían dar vuelta a la historia en el encuentro de vuelta. El día 11 de mayo de 2004, un Azteca que estaba a lleno total, la fanaticada volcada en apoyo de su equipo que buscaba una remontada, un verdadero ambiente de una noche de Copa Libertadores.

 

Como cualquier partido de la máxima competición de clubes de América, el duelo fue bastante ríspido, con mucho choque en mitad de cancha y, sobretodo, muy apasionante.

El América se adelantó en el marcador, al minuto 20 de tiempo corrido, con el tanto de Reinaldo Navia. Pero, a casi 15 minutos del final, Triguinho igualó las acciones y en ese momento el marcador global volvía a estar a favor de los brasileños.

Después del empate, el duelo se calentó mucho más, había entradas más fuertes entre los jugadores, el detonante de la trifulca fue cuando Cuauhtémoc Blanco le dio un codazo a Anderson Lima que le costó ser expulsado del partido por roja directa.

Cuando el ´Cuauh´ estaba saliendo del terreno de juego, Reinaldo Navia empujó a un jugador del Sao Caetano y Cuauhtémoc regresó y allí empezaron los golpes. La trifulca se dio en el arco que estaba en frente de la barra del América, lo que agravó más la situación.

Los aficionados americanistas derribaron una parte del alambrado e invadieron el césped y la pelea entre aficionados y jugadores se intensificó. La barra americanista empezó a lanzar vallas, caretillas y otros tipos de objetos.

Después de unos minutos, los jugadores del Sao Caetano salieron corriendo hacia los vestidores para resguardarse de toda aquella riña. El América terminó eliminado de la competencia y el Estadio Azteca recibió una suspensión de tres partidos por parte de la Conmebol.