LOS +

Los autos más icónicos en la historia de Mazda

Desde hace años, esta marca de autos ha sabido adaptarse a las necesidades del mercado, basta decir que antes de producir autos, fabricaba corcho.

México
0
Los autos más icónicos en la historia de Mazda
Cortesía: Mazda

Antes de conocer a los autos más emblemáticos de 360 Mazda, hay que remontarnos a sus orígenes para entender por qué uno de sus modelos más icónicos es una motocicleta de tres ruedas.

Pues bien, antes de dedicarse a la fabricación de motocicletas y, posteriormente, de automóviles, los orígenes de la empresa que se remonta a 1920, están ligados a la producción de corcho. Dicha fábrica bajo el nombre de Toyo Cork Kogyo fue dirigida por Jujiro Matsuda quien constantemente la evolucionó.

En su primera década de fundación, la empresa, además de producir corcho se diversificó y también se dedicó a la fabricación de máquinas y herramientas. Como parte de su filosofía de ir más allá, Jujiro Matsuda decide desarrollar un pequeño motor a gasolina, que sería la base del que en un futuro inmediato sería un nuevo producto dentro de su empresa: la motocicleta.

Mazda-Go

Así en 1931, sale a la venta un vehículo de tres ruedas bajo el nombre de Mazda Go. Debido a que esta motocicleta contaba con una especie de batea, tuvo un gran éxito, ya que no solo servía para la movilidad de las personas, sino también era capaz de transportar artículos.

Si bien la Segunda Guerra Mundial hizo que la producción de esta moto se suspendiera, al poco tiempo la fábrica situada en Hiroshima, retomó sus labores para continuar ofreciendo esta clase de vehículo. Sin duda este modelo ayudó a que la compañía se establecía como una de las más importantes de japón en la década de 1950.

Mazda-Go

Mazda R360

Fiel a su costumbre de ir más allá, en 1960, Jujiro Matsuda cumplió su sueño de incursionar en el mercado de los automóviles con la comercialización de su primer vehículo de cuatro ruedas: el R360.

Se trataba de un auto para cuatro pasajeros que, si bien no era un pionero, rápidamente se convirtió en todo un éxito dentro del mercado japonés por su tamaño (3 metros de longitud), eficiencia (32 km/l), diseño, desempeño (16 caballos de fuerza) y precio accesible.

Mazda R360

Mazda Cosmo Sport 110S

Después del éxito de este automóvil que marcó la incursión de Mazda al mercado de vehículos para pasajeros, salieron a la venta otra serie de modelos en los años subsecuentes, sin embargo, ninguno tenía un estilo deportivo, hasta la llegada del Cosmo Sport 110S en 1967.

Dotado de un diseño sumamente atractivo, este deportivo de Mazda no solo ofrecía deportividad en su imagen, sino también en su desempeño. Gracias a un motor rotativo (algo único en la industria) con 110 caballos de fuerza, el Cosmo Sport podía alcanzar una velocidad máxima de 185 km/h y el cuarto de milla (400 metros) en solo 16.3 segundos. En el año siguiente, la potencia se actualizó a 128 caballos de fuerza, la velocidad máxima a 200 km/h, y el cuarto de milla a 15.8 segundos.

Mazda Cosmo

Mazda RX-7

Bajo la misma fórmula de emplear un motor rotativo, en 1978, Mazda presentó un modelo con esa filosofía de deportividad, se trataba del RX-7. Además de destacar por su diseño -era el único automóvil japonés en ese momento que tenía faros desplegables, lo que redujo la resistencia del aire-, ofrecía un desempeño superior.

Gracias a su ligereza, los 130 caballos de fuerza eran más que suficientes para mover con gran agilidad al vehículo. Prueba de ello era la velocidad máxima de 180 km/h y la capacidad de aceleración que fue mejorada constantemente.

Mazda XR-7

Mazda MX-5

Ante ese enfoque de ofrecer automóviles con un estilo y desempeño deportivo, pero a la vez con una gran eficiencia y precio accesible, Mazda decidió incursionar en el segmento de los automóviles convertibles y en 1989 presentó al mundo el MX-5.

Debido a que ningún auto convertible que existía en la época tenía las cualidades de este modelo, que también se le conoce como Miata, se vendió de una manera exitosa que ni Mazda imaginó. Una prueba fehaciente de la popularidad de este biplaza es que tiene el título del convertible más vendido en el mundo, al superar más de un millón de unidades y sumar cuatro generaciones.

Mazda MX-5

¿Cuál te gusta más?