TECNOLOGÍA

Toyota desarrolla un robot humanoide con capacidad de aprendizaje

Este autómata puede realizar tareas complejas al mismo nivel que los humanos, a la vez que aprende a vincular lo que ve con las acciones que se le enseñan.

Toyota desarrolla un robot humanoide con capacidad de aprendizaje
Cortesía: Toyota

Además de producir y comercializar todo tipo de vehículos, Toyota trabaja en el desarrollo de tecnologías en ámbitos que son completamente lejanos a la industria del automóvil, pero al final son aprovechadas en el progreso de futuros automóviles.

Un ejemplo de cómo Toyota va más allá de los vehículos, es este Robot ideado para aquellas personas que no pueden valerse por sí mismas o que necesitan de la ayuda de un tercero para realizar sus labores, principalmente las domésticas.

Dotado de un cuerpo compuesto por dos brazos, una especie de cabeza y una base con ruedas, este asistente doméstico no solo imita las destrezas de los humanos, sino que también tiene la capacidad de adaptarse a los espacios y objetos de los distintos hogares.

Pero más allá de su capacidad de movimiento y habilidad de hacer diferentes tareas, este robot de Toyota sorprende por su capacidad de aprendizaje. Y es que, a diferencia de otros inventos similares en donde se tiene que programar al robot para cumplir sus labores de manera autónoma, este hombre mecánico aprende a vincular lo que ve con las acciones que se le enseñan.

El robot de Toyota con capacidad de aprendizaje

En este momento, el robot puede llevar a cabo tareas complejas de nivel humano en alrededor del 85 por ciento del tiempo, además que tiene la astucia de realizar de nuevo la tarea correspondiente si detecta que se ha equivocado en una conducta concreta.

A pesar que este robot humanoide está creado para cumplir tareas domésticas, tiene la capacidad de funcionar en otros ambientes. En este caso, una persona podría enseñar en poco tiempo a un brazo robótico industrial ubicado en una fábrica a realizar tareas de producción repetitivas, o a un robot logístico a ajustar rápidamente tareas de almacenamiento, traslado y embalaje.

Queda claro que este invento de Toyota es más que un simple robot, pues está capacitado para aprender a realizar una tarea, ya sea enseñado por una persona o en una simulación, y a su vez tiene el don de compartir ese conocimiento con otros robots, para que puedan realizar la misma acción en nuevos escenarios.