Entrevista | Más Deporte

Los Broncos, de la celda al emparrillado

El reformatorio de Güemez, Tamaulipas, cuenta con un proyecto deportivo digno de replicarse en todos el país

Ciudad de México
0
Los Broncos, de la celda al emparrillado

Desde hace año y medio, en el Centro de Reintegración Social y Familiar para Adolescentes de Güemez, Tamaulipas, el futbol americano se ha convertido en la vía de inclusión social para los menores de edad ahí reclusos.

Decenas de jóvenes que se encuentran recluidos por distintas circunstancias han encontrado en el deporte una fuerte motivación para dejar la celda, colocarse el casco e ingresar al emparrillado buscando su integración a la sociedad.

Los Broncos de Güemez nacieron del sueño de Roberto Montoya González, director del Centro de Mecanismos Alternativos para la Solución de Conflictos del Poder Judicial del Estado, y del coach Ricardo Flamarique, y hoy el proyecto es toda una realidad digna de replicarse en todo los reformatorios del país.

Los Broncos conquistaron el Tazón Justicia Restaurativa derrotando 35-21 a los Búhos de la Facultad de Derecho.

“Todo empezó cuando me invitaron a dar unas clínicas de futbol americano y de ahí me pidieron entrenar a los muchachos. Invité a Ricardo y así nació el programa Justicia Restaurativa”, relató en entrevista con As México, Roberto Montoya, el hombre fuerte al frente de los Broncos.

Conformado el equipo de futbol americano, la labor titánica para los Broncos era romper estigmas, acabar con etiquetas y buscar su inclusión en un torneo oficial.

La tarea no fue fácil: “desde el principio le prometimos a los muchachos que íbamos a participar en un torneo, así que nos acercamos a la UAT y le solicitamos que nos dejaran participar en su torneo interfacultades. Empezaron sin nosotros, y les dije ‘hey, denos chance’, les dijimos que nos permitieran jugar, que nuestro partidos serían todos de local y, al final, aceptaron”.

El esfuerzo encontró justa recompensa cuando los Broncos conquistaron el Tazón Justicia Restaurativa derrotando 35-21 a los Búhos de la Facultad de Derecho.

La labor titánica para los Broncos era romper estigmas, acabar con etiquetas y buscar su inclusión en un torneo oficial.

“Para sorpresa de todos, ganamos. Está comprobado lo que ayuda el futbol americano para la disciplina y hacer equipo. En los primeros días, el quarterback y el corredor se agarraron a golpes en un entrenamiento, pero justo esto ayuda para que los muchachos saquen sus odios, canalicen sus fuerzas y hay una foto del final de temporada donde se ve al corredor protegiendo a su quarterback, es lo que hemos logrado, esa identidad como equipo”, explicó Montoya.

Los Broncos buscan que, tras cumplir su pena en el reformatorio, los jóvenes puedan reintegrarse a la sociedad y no volver a delinquir.

“La pena máxima que pueden cumplir los muchachos es de cinco años de privación de su libertad, así que lo que queremos es que no vuelvan a delinquir, que no cometan el mismo error. Tenemos un convenio con la UAT para que, si así lo deciden, ellos al salir puedan estudiar la carrera que quieran con una beca del cien por ciento”, apuntó.

El programa Justicia Restaurativa, además de los Broncos, está conformado por otras actividades deportivas, como futbol soccer y karate, culturales, como teatro, y talleres de oficios, como barbería, corte de cabello y colocación de uñas, con la finalidad de que los jóvenes reclusos puedan tener una reintegración social efectiva al cumplir su pena.

Los Broncos buscan que, tras cumplir su pena en el reformatorio, los jóvenes puedan reintegrarse a la sociedad y no volver a delinquir.

“No solo en Tamaulipas vivimos inseguridad, es en todo el país, entonces ojalá y que en todos los estados pudieran tener un proyecto así, como Broncos, que ayudan a los muchachos y mandan un mensaje de que sí se puede”, concluyó Montoya.