Ever Banega, el anhelo de América y Rayados

Ciudad de México

¡Muy buenas, chavales! La información de fichajes no para a pesar de que se juega la Liguilla, esta vez os traigo algo sobre un futbolista que juega en mi país y por el cual se pelearán dos equipos importantes. Hala, pasad a la miscelánea...

Te puede interesar: ¡Fútbol de estufa! Altas, bajas y rumores de cara al CL2020

Machotes, me he enterado que el argentino Ever Banega termina pronto su contrato con el Sevilla, por lo que habría levantado el deseo de clubes mexicanos para aterrizar en Liga MX. América y Rayados son los interesados y, con conocimiento de que termina su contrato en junio de 2020, estarían dispuestos a negociar con el club blanquirrojo su fichaje.

América sabe bien que la salida de Guido Rodríguez es latente. Su marcha sería solamente reparable con el arribo de un jugador con la capacidad del nacido en Rosario, y os aseguro que el pampero mola bastante como para romperla en la Liga MX.

En Las Águilas la pasta nunca ha sido problema, por lo que un acuerdo con el Sevilla por la transferencia y el arreglo del contrato con el futbolista no sería impedimento.

En la Sultana del Norte, traer a un elemento de dicha trascendencia sería lo ideal para competir en lo mediático con Tigres, su eterno rival.

Los de la UANL se han encargado durante la década de mostrarle a los albiazules cómo se debe fichar en el plano internacional, además de que le ha repercutido en cinco títulos ligueros desde que Rayados no ostenta el campeonato. Es por ello que incorporar a un seleccionado nacional argentino sería clave para mantener tranquila a la afición.

Ojito que ya les digo yo que la puja no será fácil.

Sevilla busca negociar a Banega en el mercado invernal, para evitar que se dé el piro en calidad de libre en verano. Uno de los clubes más interesados es la Fiorentina, quien estaría dispuesto a incorporarlo en la Serie A en enero próximo a petición de Vincenzo Montella, técnico del equipo viola.

Venga, se viene una época para flipar, chavales. Os dejo por ahora, que la miscelánea no se atiende sola. ¡Hasta otra!