Bermudas y el fútbol esquivaron al Huracán Humberto
Selección fútbol de Bermudas

BERMUDAS VS MÉXICO

Bermudas y el fútbol esquivaron al Huracán Humberto

El cuerpo del ciclón de categoría 3 pasó, aproximadamente, a 100 kilómetros de la isla, que no sufrió mayores daños. El Estadio Nacional de Bermudas no está afectado.

El miércoles 18 de septiembre de 2019, el ministro de seguridad de Bermudas, Wayne Caines, emitió la declaración de alerta. Todas las oficinas de gobierno, escuelas y puertos de la isla debían cesar actividades a partir de las 4 pm. El Regimiento Real de Bermudas, cuerpo militar de defensa del territorio británico de ultramar, desplegó a 120 efectivos para cubrir las necesidades de la población. El Huracán Humberto, de categoría 3 y con vientos sostenidos de 200 kilómetros por hora, avanzaba amenazante sobre el Pacífico desde la Florida. El meteoro, no obstante, no impactó a la isla de frente. Los coletazos de Humberto azotaron sin demasiado frenesí a Bermudas, que se había preparado para el fin del mundo. Las lecciones de Dorian, que dejó en Bahamas 2,500 desaparecidos y, al menos, 50 muertos, no podían ignorarse.

La tarde del jueves 19 de septiembre, el gobierno de Bermudas cantó victoria. El cuerpo de la tormenta había pasado de largo. "Lo logramos", espetó jubiloso Caines en una rueda de prensa mañanera para informar a la población de las incidencias. El parte de la emergencia: árboles caídos, postes de electricidad torcidos y peligrosamente cercanos a las calles inudadas, 30,000 bermudeños sin energía eléctrica, cero fallecidos, cero damnificados y una bebé nacida en plena tormenta. Durante el día, Caines conminó a la población a permanecer en sus casas para que los servicios públicos solucionaran cualquier potencial amenaza que aguardara en exteriores; en especial, las instalaciones eléctricas que podían hacer contacto con el suelo mojado. Para el viernes 20, Bermudas había vuelto a la normalidad. 'The Causeway', el estrecho camino que conecta el Aeropuerto Internacional L.F. Wade con el resto de la isla fue reabierto; el gobierno del primer ministro David Burt informó que la electricidad había sido restaurada para, al menos, 18,000 personas; y el Ministerio de Turismo dio la bienvenida a los visitantes, como si nada hubiese pasado: "Bermudas está totalmente abierta para negocios y recibiendo a todos los turistas como siempre".

"Perfectas condiciones"

Uno de los daños más notorios que causaron las rabotadas de Humberto fueron las vallas caídas en el National Sports Center de Hamilton, un complejo deportivo de carácter público que consta de albercas, canchas de tenis, campos de fútbol, cricket y rugby  coronado por el Bermuda National Stadium, hogar de los 'Gombey Warriors' y sede del encuentro de Liga de Naciones de Concacaf en el que harán de anfitriones de la Selección Mexicana. El graderío de aluminio de los 'North Fields' del polideportivo volaron por la fuerza de los vientos, pero no impactaron en la realización de ninguna actividad. El secretario general de la Asociación de Fútbol de Bermudas, David Sabir, confirmó a AS que el estadio central no sufrió estropicio alguno: "Está en perfectas condiciones. El recinto se está limpiando y preparando para, quizás, el partido más grande que haya recibido Bermudas".

Daños en los North Fields del Bermuda National Sports Centre

Daños en los North Fields del Bermuda National Sports Centre

El Estadio, inaugurado en 1956 y con capacidad para 8,500 personas, presenció la visita incómoda de Panamá el pasado 5 de septiembre; goleada 1-4 a favor de los dirigidos por Américo 'Tolo' Gallego. Los bermudeños vengaron el despropósito tres días después con el resultado más estruendoso de su incipiente historial futbolístico: triunfo de 0-2 en el Rommel Fernández y aviso al Tri. Ambos partidos, en el marco de la Liga de Naciones de Concacaf. Por ello, la Asociación de Bermudas prepara sus mejores galas para recibir al vigente campeón de Concacaf, abanderados por Héctor Herrera e Hirving Lozano. De hecho, la Selección Mexicana no pisa Bermudas desde 1971, cuando se impuso 0-2 en la clasificatoria para el Campeonato de Concacaf (antecedente de la Copa Oro). La ocasión es especial. Los operarios trabajan a marchas forzadas para relucir el Estadio, hogar, también, del exitoso equipo nacional de cricket bermudeño, mundialista en 2007 y exintegrante del prestigioso grupo Twenty20. La pasión por el cricket es herencia de la conexión política y social con el Reino Unido de la Gran Bretaña, con la que guarda un estatus de territorio de ultramar.

El recinto se está limpiando y preparando para, quizás, el partido más grande que haya recibido Bermudas".

David Sabir, secretario general de la Asociación de Fútbol de Bermudas

"Desde hace varios meses se están llevando a cabo trabajos de restauración para mejorar la imagen del estadio, como arenado y pintado. De hecho, aún están instalados varios andamios para que los contratistas prosigan con sus labores. El campo está en perfectas condiciones", explicó Sabir, para atajar cualquier duda. En Bermudas, la isla de los sinuosos caminos, las playas blancas, el mar turquesa, los coches de asiento británico, las casas victorianas pintadas a colores, los huracanes atemorizantes; la isla apasionada por el cricket en la que habrá fútbol el viernes por la noche. Como si un huracán no hubiese pasado hace menos de un mes.

Back to top