Capitanes
96
FIN
80
Astros

LNBP

La magia de Orlando Méndez ilumina el estreno de Capitanes CDMX

22 puntos del guardia mexicano y un repertorio de florituras engalanaron el debut de los capitalinos en la temporada 2019-2020 de la LNBP.

La magia de Orlando Méndez ilumina el estreno de Capitanes CDMX
Eduardo López AS MÉXICO

Los Capitanes estrenaron nigromante, ídolo e ilusiones en una noche de bríos y aroma a rocío de mañana en el Gimnasio Juan de la Barrera. La presentación premium de Orlando Méndez (22 puntos, 63%, nueve asistencias, al borde del doble-doble) encandiló a los subcampeones y ajustició a los nóveles Astros, que claudicaron frente al embrujo del veterano exseleccionado nacional.

Orlando Méndez corrió el telón con un triple de autor que inspiró a James, un poste con el tesón de Shaq y la plasticidad de Hakeem, y ‘Virito’ Hernández, su hábil comparsa en la pintura. A ellos encomendó Ramón Díaz la primera velocidad y la custodia a Vassallo y Famous. Una tapa sideral de James retumbó hasta Guadalajara antes del arcoíris de Rigoberto Mendoza.

Los Capitanes apelaron a una intensidad inusitada, liderada por el incombustible Ramón Díaz en el banquillo. Ni un segundo de desconcierto está permitido bajo su disciplina. Si Andriassi perdía la marca de Famous, si Andújar tardaba una centésima en replicar el ataque. Eso sí, apenas y hubo rendijas en la retaguardia de Capitanes, solo notorias cuando James y Hernández, fidedignos representantes del pivote moderno, cogieron aire en el banquillo. El ejemplo lo puso ‘Rigo’. Un pase problemático, sin los pies fijos sobre el parqué, terminó en los brazos de White, quien enfiló plácido hacia el aro sin advertir la ráfaga dominicana que volvió a la velocidad del sonido para jurar venganza. El bloqueo firmó el primer periodo 28-18.

A Capitanes no les pudo la certeza y Orlando Méndez siguió con la batuta. En ello, Daniel Girón interceptó, imaginó el alley oop, y Oglivie remachó con un toque de yemas. Tres intentos al aro de Famous, un émulo (al menos físico) de Kahwi Leonard, confirmaron el mal fario de los jaliscienses. Un bautizo de fuego. Mientras un vocal Joel James no cesó de coleccionar puntos, faltas y tapones, los Astros se enfangaron aún con Israel Gutiérrez en la duela. Después, los Capitanes detuvieron la sangría en los 47 puntos por casi cinco minutos y los Astros recordaron el diferencial a -8. El partido se iluminó pese al paupérrimo 38% de efectividad de Astros y sus ocho pérdidas que redituaron en 12 puntos a favor de Capitanes.

La falla pavorosa de Orlando Méndez bajo aro fue corregida por el mate a una mano de ‘Rigo’ que sacó a Capitanes del marasmo. El cotejo mutó del baloncesto a un combate en el lodo tras un rifirrafe entre Méndez y Clemente. Entonces, el exseleccionado mexicano guardó las navajas y desplegó los pinceles: un balón de costa a costa, incluso con efecto, que ‘Virito’ depositó en el canasto. El colchón volvió a desinflarse cuando Famous, con una bandeja y un mate de auténtico gozo, colocó un partido de seis puntos. Andújar, con dos triples desde la esquina izquierda, devolvió el alma al cuerpo de Ramón Díaz.

El arte de Orlando Méndez exasperó a Vassallo, a Gutiérrez, a Famous, a ‘Pachy’ Cruz, y a los Astros por venir. Primero, tiró un pase de muleta para usar a Vassallo como jinete; después, el alero cobró venganza con un tortazo al rostro de Orlando. Herido, y no de orgullo, el pretoriano accionó la varita: asistió por la espalda a Andújar y manoteó el triple de Rigoberto Mendoza que encendió al Juan de la Barrera y apagó la rebelión jalisciense: de un diferencial de seis puntos a 19 al final del tercer cuarto.

Los Astros patalearon por inercia. Mejoraron sus prestaciones (41% de campo - 38% al final), dominaron la pintura (41 rebotes) y mantuvieron señales de vida hasta la ruleta de Méndez, otro cuadro invaluable, y el triple de Regalado en el rincón (94-78). El tercer intento de los Capitanes está ahora apadrinado por la fantasía de Orlando Méndez. Quizá sea suficiente, ahora sí.