LMB

Héctor Espino, el 'Superman' que comparte honor con Valenzuela

Valenzuela recibirá uno de los honores más grandes en el béisbol, mismo que únicamente posee Espino, quien eligió a México sobre el glamour estadounidense.

Héctor Espino, Sultanes de Monterrey

La Liga Mexicana de Béisbol rendirá homenaje a Fernando Valenzuela por una carrera estelar en las Grandes Ligas. Cuando su número 34 sea utilizado por todos los equipos y retirado en cada organización de la LMB, el ‘Toro’ se unirá a Héctor Espino como los únicos dos en alcanzar dicho honor. Sin embargo, al contrario de Valenzuela, la leyenda de Espino fue escrita exclusivamente en suelo azteca.

Valenzuela fue todo un espectáculo con los Dodgers en los años 80´s, pero en realidad, su paso por la LMB fue corto y nunca se dio en el momento más alto de su carrera. De tal manera, su cifra en la espalda será retirada por sus hazañas en la MLB, como quizá el mejor pelotero mexicano de la historia.

Te podría interesar: Fernando Valenzuela, a disfrutar la fiesta de su inmortalidad

En cambio, Espino, quien también es conocido como el ‘Superman de Chihuahua’, entro otros sobrenombres, cimentó su legado en la LMB. En realidad, sus números son tan grandes que en su tiempo lideró varias estadísticas en todos los niveles de ligas menores alrededor del mundo. Entre las marcas que mantiene y la que más resalta de todas, son sus 484 cuadrangulares, por encima de Mike Hessman y Buzz Arlett.

Liga Mexicana del Pacífico

El ‘Rebelde de Chihuahua’, apodado así por su insistencia en rechazar ofertas de equipos de las Grandes Ligas, fue beisbolista profesional por casi 25 años. En un inicio fue miembro de los Tuneros de San Luis en la Liga Central Mexicana, antes de dar el salto a la LMB con los Sultanes de Monterrey. Algunos de sus mejores años los pasó con la novena del norte, pero también vistió las franelas de Tampico, León, Torreón y Saraperos.

En la Liga Mexicana del Pacífico, Espino se convirtió en ídolo y leyenda con los Naranjeros de Hermosillo, equipo con el que ganó la Serie del Caribe en 1976, una hazaña más para su imborrable carrera. Como manager, no tuvo el mejor de los éxitos, pero su legado ya no podía ser manchado.

Actualmente, es cuarto en el listado histórico de hits en la LMB con 2,752 imparables, así como segundo en Home Runs con 453, solo por detrás de Nelson Barrera (455). Acumuló innumerables títulos de bateo en cualquier liga donde se plantó e ingresó al Salón de la Fama del Béisbol Profesional en México.

Su número fue retirado de todas las organizaciones de la LMB el pasado 6 de junio.