América

Los 5 pecados de Gio dos Santos

El nuevo jugador del América ha tenido una carrera llega de polémicas, de las cuales recordamos las cinco más memorables.

La carrera del hoy jugador del América, Giovani dos Santos ha estado plagada de polémica, ya sea dentro o fuera de la cancha, por ello recordamos los cinco momentos más negativos en la trayectoria del atacante.

Gusto por los excesos

En Barcelona no pudo trascender, por eso cuando dio el salto al Tottenham (2008) todo pintaba para que su carrera despuntara, no obstante, el gusto por las fiestas y alcohol empezaron a mermar su desempeño, siendo que en su primer año con los Spurs se le captó afuera de un bar en estado de ebriedad, tema que volvió a salir a la luz pública en 2014 donde hasta video quedó.

Aplaude actos violentos

La Era de Miguel Herrera con la Selección Mexicana acabó después que el técnico agrediera físicamente al comentarista Christian Martinoli. Por su parte, los hermanos Dos Santos aplaudieron los actos violentos, aunque minutos posteriores, borraron los tuits ante la ola de críticas.

Los 5 pecados de Gio dos SantosLos 5 pecados de Gio dos Santos

Cambiar Europa por la MLS

Después de luchar durante cinco años en España, el atacante estaba listo para seguir con el Villarreal y así acumular su tercera temporada, sin embargo, el salario y comodidades de la MLS lo sedujo al punto que decidió cambiar de a irse e irse al LA Galaxy.

Poca rentabilidad

Fueron cuatro años los que Gio estuvo en la MLS, siendo en 2016 donde dio su mejor rendimiento e incluso firmó 15 anotaciones; el problema es que su rendimiento se desplomó, además que las lesiones empeoraron la situación al punto que de cara al 2019 el Galaxy ya no quiso conservarlo por su alto salario, además que ningún otro equipo lo aceptó por eso buscó una oportunidad en la Liga MX.

Cuestionable en el Tri

Si bien Gio tiene momentos de gloria con la Selección Nacional como es el golazo frente a Estados Unidos en 2011, el doblete anulado ante Camerún en Brasil 2014, la medalla de oro en Londrés 2012; más allá de esos casos aislados, la realidad es que no tuvo mayor relevancia con el equipo y por eso la afición siempre cuestionaba la convocatoria de un jugador cuyas actuaciones a nivel de clubes tampoco eran sólidas.