CONTACTO ALIENÍGENA

¿Qué fue de ‘Oumuamua? El visitante interestelar de la tierra

En octubre de 2017, un objeto de aproximadamente 300 metros de largo fue detectado en nuestro Sistema Solar. Desde entonces se habla de varias teorías sobre su origen.

México
0
¿Qué fue de ‘Oumuamua? El visitante interestelar de la tierra

El 19 de octubre de 2017, el Telescopio Pan-STARRS 1 apuntó hacia ʻOumuamua, el primer objeto interestelar detectado en nuestro Sistema Solar y cuyo nombre proviene del hawaiano, significa "explorador". La noticia de inmediato sacudió a los científicos y estudiosos de los fenómenos espaciales. Por su extraña forma alargada, comenzaron las especulaciones y diversas teorías sobre el origen de este cuerpo anómalo.

Al momento de su descubrimiento, el ʻOumuamua tenía aproximadamente 200 metros de largo por unos 30 de ancho y largo. Se decía que podía ser una nave alienígena, otros mencionaban la posibilidad de que fuera un cometa. También fue llamado asteroide, fragmento planetario y hasta nube de escombros

Hace dos años, ‘Oumuamua se acercó al Sol a una distancia de 37,5 millones de kilómetros y se comenzó a alejar a una velocidad de 38,3 km/s. Actualmente pasó la órbita de Saturno y se espera que tarde 10 mil años más en salir del Sistema Solar. En marzo del 2019, la prestigiosa Universidad de Yale, en colaboración con astrónomos del Instituto Tecnológico de California, lanzaron una nueva teoría: el objeto es un cometa que oscila como un péndulo, en lugar de su giro habitual.

La hipótesis de que ‘Oumuamua es una nave espacial perdida o que intentaba hacer contacto con la Tierra quedó descartada. Lo cierto es que es el primer objeto interestelar que nos visita y se espera que no sea el último que lo haga. 

La profecía de Xavier Chico que hizo soñar a varios

Entre toda la polémica por saber más acerca de ʻOumuamua, se recordó una de las profecías del vidente Xavier Chico, quien en 1986 reveló haber recibido un mensaje que hablaba de un periodo de prueba para la humanidad. Si para el 20 de julio de 2019 no se había desatado una guerra nuclear, la Tierra sería aceptada como una comunidad cósmica.

“Nuestro Señor deliberó conceder una moratoria de cincuenta años a la sociedad terrena, a comenzar el 20 de julio de 1969, y, por tanto, a terminar en julio de 2019. Ordenó Jesús, entonces, que sus emisarios celestes se empeñasen más directamente en el mantenimiento de la paz entre los pueblos y las naciones terrestres, con la finalidad de colaborar para que nosotros ingresásemos más rápidamente en la comunidad planetaria del Sistema Solar como mundo más regenerado, al final de ese período. Algunas potencias angélicas de otros orbes de nuestro Sistema Solar sospecharon de la dilación del plazo extra, y fue entonces cuando Jesús, en su sabiduría, decidió imponer una condición a los hombres y las naciones de la vanguardia terrestre. Según la imposición de Cristo, las naciones más desarrolladas y responsables de la Tierra deberían aprender a soportarse unas a otras, respetando las diferencias entre ellas, absteniéndose de lanzarse a una guerra de exterminio nuclear. La faz de la Tierra debería evitar a toda costa la llamada III Guerra Mundial. Según la deliberación de Cristo, si, y únicamente en ese caso, si las naciones terrenas, durante este período de cincuenta años, aprendiesen el arte de la buena convivencia y de la fraternidad, evitando una guerra de destrucción nuclear, el mundo terrestre estaría por fin admitido en la comunidad planetaria del Sistema Solar como mundo en regeneración”.