Selección Mexicana

Bora Milutinovic... el eterno “yo respeto”

El estratega que llevó a la selección mexicana a un quinto partido, sigue teniendo las misma sencillez que lo caracteriza.

México
0
Liga MX
OSVALDO AGUILAR MEXSPORT

Hay cosas que nunca cambian. Que trascienden los tiempos y las personas las vuelven costumbre. Bora Milutinovic es el mismo de siempre. Es el único entrenador que puede presumir de haber llevado a la Selección Mexicana a un quinto partido. Lo hizo en tierra azteca, en 1986. Fue eliminado por Alemania. Y 33 años después, le acompaña la frase de toda la vida: “Yo respeto”.

Primero, cuando se le cuestiona sobre la evolución del futbol mexicano desde que él llegó al quinto partido. “Usted me pregunta las cosas que no puedo responder. Yo respeto. Usted sabe mejor que yo, pero soy feliz que fui responsable del equipo del 86, un equipo extraordinario y la mejor satisfacción de aquel tiempo es que aunque perdimos con Alemania (en Cuartos de Final), el público pidió que el equipo se despidiera en la Final de Alemania-Argentino, para mí es la mayor satisfacción”, explica.

Enseguida, cuando se le pregunta por el mejor jugador mexicano de la actualidad. “¿Ahora? Usted sabe mejor que yo. De eso no hablo. No debo hablar de eso. Yo respeto. Pero en verdad soy feliz, orgulloso del equipo que he tenido en el ‘86, fue un ejemplo de cómo un equipo debe jugar, el espíritu que debe tener, el talento y todo lo que un equipo debe tener”, sentencia el serbio.

En otra etapa al frente de la Selección Mexicana, le tocó debutar a Rafael Márquez en el Tricolor (1997). Hoy, se encuentra en Guadalajara para dirigir al equipo Leyendas Mundiales, en la despedida del cinco veces mundialista mexicano.

Estoy feliz sobre todo de estar en la fiesta de Rafa porque tengo una emoción especial. He tenido la suerte de tenerlo en su debut en Selección ante Ecuador y para mí es una gran satisfacción por todo lo que hizo, tiene cinco Mundiales y estamos en el mismo barco”, señala.

Enseguida, detalla el “malentendido” que durante el debut de Rafa llevó a convocar al Tricolor a dos Márquez del Atlas. El otro era César, quien no debía estar en la Selección Mexicana, pero el destino y una confusión lo pusieron ahí para el estreno del “Káiser”, en el Estadio Azteca.

“Voy a aclarar: resulta que estaba Fernando Quirarte y Carlos de los Cobos que preguntaron qué me parecía Rafa como jugador y dije que era un fenomenal lateral derecho en esa época. Pedí a Federación (Mexicana de Futbol) que convocara a Márquez el de Atlas, después me llamaron para decirme que me había equivocado en la convocatoria, cuando yo ni sabía que existía otro Márquez (César) e igual pedí que viniera. En realidad hubo un malentendido y fue Rafa al que yo conocí jugando con Selección Sub-17 en Monterrey”, recuerda.

Reconoce que nadie imaginaba ese día lo que Márquez llegaría a ser. “Sería pretencioso si dijera que veía (el potencial a Rafa), es difícil saber lo que puede lograr un jugador. Me da enorme alegría, tengo grandes recuerdos y uno ve la calidad, pero lo que logró Rafa es algo excepcional en el mundo, gracias a su actitud, decisión, disciplina, orgullo, jugó cinco Mundiales, dos veces campeón de Europa y donde quiera que haya jugado se habla de él con tanta simpatía”, sentencia el serbio.

Así, Bora Milutinovic concluye su encuentro con la prensa. Los años han pasado. Las gafas siguen ahí. El peinado es el mismo, aunque el pelo es más cano. Su figura es muy parecida a la que 33 años atrás llevó a México hasta el quinto partido. Y la frase le acompaña de forma perpetua: “Yo respeto”.