El béisbol en la 4T de AMLO: 350 MDP, limites e incertidumbres
Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, durante la inauguración del Salón de la Fama del Béisbol

REPORTAJE | 100 DÍAS DE AMLO Y BÉISBOL

El béisbol en la 4T de AMLO: 350 MDP, limites e incertidumbres

El impulso que el nuevo gobierno mexicano dará al béisbol provendrá de una oficina ligada directamente a la presidencia, con todos los retos e inquietudes que ello conlleva. AS recopiló las voces en torno al proyecto.

El swing corta el aire.
- “¡No! ¡Fíjate bien! ¡Así no le vas a pegar a ninguna!”

Otra pelota. Viaja lenta desde el montículo, tímida, con la mejilla puesta, presta para recibir el porrazo. Clac. La pelota parece difuminarse con el fulgor del medio día. Pero no, rueda por el jardín central.
- “Te desayunaste chilaquiles, ¿verdad? Pero así, solitos, sin huevo”.

Otra pelota. Lenta, tímida, y la mejilla puesta. Clac.
- “Esa no va ni para fly de sacrificio”

Otra pelota. Lenta, tímida.
- “Mira, esa sí se va”.

No se fue. La parábola dobló y la pelota rodó hasta el pie de la barda anaranjada. Alberto está satisfecho después del cañonazo. Hizo girar el bate como quien blande una espada después del combate, pisa con fiereza la caja de bateo, como señal de despedida, y camina hacia la puerta de salida del diamante mientras los aspersores rocían al césped. Ya no se escucha el bate que corta el aire. Ni la explosión seca cuando la bola se convierte en proyectil y vuela con destino incierto. Y las pelotas perdidas en los jardines profundos. ¿Llegará Alberto a Grandes Ligas? ¿A la Liga Mexicana del Pacífico? ¿A la Liga Mexicana de Béisbol? La pelota se difumina con el fulgor del medio día.

El plan del gobierno federal

Andrés Manuel López Obrador, sangre tabasqueña, hizo del ‘macaneo’ su vida en los humildes parques de pelota de Tepetitán, entre el pasto silvestre y el calor tropical. Jardinero central, de brazo con alcance y porcentaje de bateo de .300, al menos, según su propio recuerdo. "Jugué béisbol con los grandes de mi pueblo, siendo todavía estudiante de primaria. En secundaria era prospecto para Grandes Ligas, no es por presumir", rememoró durante la inauguración del Salón de la Fama del Béisbol Mexicano el 20 de febrero de 2018, en Monterrey. La pelota como pasión que le ha trascendido décadas y puestos políticos. Aún investido como el 65° presidente del país, AMLO no ha disimulado su querencia beisbolera. Es más, incluso, anunció la creación de la Oficina de Presidencia para la Promoción y Desarrollo del Béisbol en México (ProBeis), un grupo de trabajo encabezado por el expelotero Edgar González, cuya misión es impulsar el desarrollo del béisbol, desde el talento primerizo hasta los prospectos de élite, bajo un enfoque de política pública. ProBeis será el pilar de una de las tres aristas del proyecto deportivo del sexenio 2018-2024: universalizar la actividad física y deportiva; potenciar el alto rendimiento para incrementar los resultados de los atletas nacionales a nivel internacional; y el apoyo directo al béisbol. El juego de pelota como el núcleo, con un presupuesto de 350 millones de pesos anuales, mayor que, por ejemplo, el asignado a la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres.

ProBeis es una singularidad en el ordenamiento institucional de un gobierno mexicano. La Oficina será un organismo de Estado abocado, exclusivamente, al desarrollo de un deporte (también habrá entes similares para el boxeo y la caminata), independiente y paralelo de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte, con presupuesto propio e instrucciones directas desde la presidencia de la República, algo inédito en la historia del Estado mexicano. El proyecto de gobierno, no obstante, aún se encuentra en definición de sus límites, su plan de acción dentro del marco jurídico, su apego a la Ley de Cultura Física y Deporte y a los estatutos de las federaciones internacionales y la Carta Olímpica. Su existencia motiva expectación entre la industria del béisbol mexicano, pero su campo de acción, así como su intervención en la esfera privada, aún es motivo de suspicacias. AS recopiló, a través de un ciclo de entrevistas realizado a lo largo de febrero de 2019, un coro de las voces que dirigen el béisbol en el país: los equipos y ligas profesionales (LMB y LMP) y la Federación (Femebe), en sintonía con el periodismo y el béisbol base, el béisbol de las ligas de desarrollo infantiles, el béisbol de los cimientos, que funge un papel preponderante en el gigantesco entramado del juego de pelota en la sociedad mexicana. El béisbol lejano a las ligas, a las oficinas, pero cercano al pueblo. Las voces en los despachos y los diamantes en torno a un proyecto de gobierno cuyo objetivo es el deporte para el que entregan su vida.

"Para el béisbol mexicano es fabuloso"

“El plan del presidente es una bendición”, sentencia Augusto Fonseca Márquez, coach antes adscrito al Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación de Cuba (INDER), donde desempeñó labores de desarrollo de prospectos con hasta 16 años de edad, especialista en psicología aplicada al deporte y actual encargado de la dirección deportiva de la Liga Olmeca. “Es un deporte muy caro y de mucha voluntad. El béisbol es la formación de hombres, la creación de amistades y, entre eso, desarrollo deportivo (…) Está bien que nos apoye el gobierno, pero también necesitamos apoyo de las ligas. El presidente mismo es pelotero, entonces entiende mejor, es mejor eso que no entender y apoyar solamente. Es un entretenimiento enorme, para padres e hijos”, apunta el veterano entrenador cubano, quien, además, ha trabajado en Chile y Brasil en proyectos de desarrollo de talento. Fonseca quien apunta una falencia en plan de gobierno: “El apoyo se va a dar a un grupo muy reducido en comparación a la población que hay en México”.

El plan de impulso al béisbol desde el gobierno federal ha sido recibido con beneplácito por la esfera que rige el juego de pelota en el país. La idea de conceder al deporte estatura de Estado con enfoque de bienestar social es un punto de partida. “Para el béisbol es fabuloso (…) Necesitamos crear la cultura de que el deporte es básico en el desarrollo social, en la disciplina, en el trabajo en equipo”, apunta Enrique Mayorga, presidente de la Federación Mexicana de Béisbol (Femebe). La colaboración inter-institucional entre los principales actores será vital para aprovechar la situación. “Es una fortuna el tener a un presidente que le guste del béisbol. Las coordinaciones entre todos los actores del béisbol va a ser muy importante y el trabajo en equipo y de la mano del presidente debe ser muy bueno para el béisbol mexicano”, aseguró Omar Canizales, presidente de la Liga Mexicana del Pacífico. En un tenor similar se expresó Javier Salinas, presidente de la Liga Mexicana de Béisbol, quien hizo hincapié en que la unión de fuerzas debe compaginarse con la independencia de cada actor involucrado: “Es algo positivo para el deporte en México. Creo que si se respetan todas las líneas de trabajo que tiene la industria del béisbol, si se respetan las ligas profesionales, la federación, el trabajo del desarrollo, si el apoyo va encaminado a lo que cada quien hace para acrecentar el valor de ese producto que a cada institución le corresponde, va a ser muy positivo”.

ProBeis: 350 millones de pesos para impulsar al béisbol

ProBeis tiene tres objetivos primordiales, de acuerdo a Édgar González, director de la oficina: Primero, más jugadores en grandes ligas. Segundo, más medallas nacionales para que crezca el béisbol en México. Y, finalmente, la promoción y desarrollo del deporte. El eje central del proyecto integral es la formación: instauración de academias y de una liga de prospectos, seguimiento estructurado a talentos. El fin último y tangible del proceso: incrementar la presencia de peloteros mexicanos en MLB. “Que haya al menos 40, a diferencia de los 19 actuales”, desea González, hermano de Adrián y exjugador de los Padres de San Diego. El método para ello será la creación de escuelas, distintas de las extintas ‘Academias Conade’, el proyecto estrella de la administración de Alfredo Castillo (2015-2018), abolido por la nueva oficina que comanda la medallista olímpica de 400 metros planos en Atenas 2004, Ana Gabriela Guevara. Las escuelas ofrecerán un plan integral de educación a la par de la práctica del béisbol que les permita obtener su certificado de bachillerato. El proyecto, por ende, tendrá el respaldo de la Secretaría de Educación. Después de la graduación, el pelotero podrá escoger entre continuar con sus estudios, aplicar para una beca, o buscar un contrato profesional. Aunado a ello, ProBeis establecerá una ‘liga de prospectos’, para la que se seleccionarán, mediante un minucioso trabajo de scouting a lo largo de todo el país, a los 100 mejores talentos jóvenes; la oficina les proveerá del equipo necesario: guantes, bates, spikes.

Los talentos que ProBeis desarrolle a lo largo del sexenio tendrán todas las facilidades para sobrellevar su vida más allá del diamante. Al menos, esa es la intención de González: “Ayudarles para que logren sus metas de jugar en el mejor béisbol del mundo (…) Queremos buscar la manera para brindarles apoyo cuando estén iniciando su aventura fuera del país, como buscar un apartamento; todas esas cosas que, cuando viven en el extranjero, no saben asimilarlo”. El programa de apoyos a los peloteros en la antesala de la élite también incluye atención psicológica y nutricional: “Decirles, ‘¿en qué te puedo ayudar para que llegues a grandes ligas?, ¿necesitas un psicólogo? Aquí te podemos ayudar. ¿Necesitas nutriólogo? Aquí te tengo a estas personas. Darles las facilidades para logren sus metas”.

Ampliar

Ana Guevara (centro), directora de la CONADE, acompañada a sus costados por Riccardo Fraccari, presidente de la Confederación Mundial de Béisbol y Softbol; Enrique Mayorga, presidente de la Federación Mexicana de Béisbol

Pese a que el programa de Academias Conade no continuará, ProBeis brindará una alternativa a los peloteros inscritos en el proyecto del béisbol. Algunos saltaron a otras academias privadas o, incluso, al profesionalismo. González detalló que dispone de una base de datos de entre 12-15 mil niños y jóvenes adscritos a las Academias Conade y que, además de “darles seguimiento”, se les invitará a participar en los nuevos programas de ProBeis. Para capacitar al personal que operará las nuevas academias de gobierno, González está negociando un acuerdo con Chicago White Sox para enviar a su staff a sus campos de entrenamiento durante un mes para recibir capacitación; la organización de la MLB se encargaría de la comida y el hospedaje de los entrenadores y ProBeis invertirá en los pasajes de avión. “Todo el proceso de cómo se maneja de una academia de béisbol, ellos nos lo entregarían prácticamente gratis”, explica. Además, ProBeis ya ha entablado conversaciones con la oficina de Grandes Ligas en México y en Estados Unidos, en aras de elaborar un plan estratégico conjunto. De hecho, exjugadores de la MLB como Jaime García (programa con ‘profesionales) y Karim García (entrenadores) forman parte de la plantilla de estrellas que se integrarán a la estructura de ProBeis. “Nos ayudarán a operar las academias, a dar pláticas motivacionales a nuestros muchachos; se van a involucrar mucho”.

Para su funcionamiento y la realización de sus objetivos, ProBeis dispondrá de un presupuesto anual de 350 millones de pesos, cifra mayor a la otorgada a la Comisión Reguladora de Energía (248.3 MDP) o a la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (336.6 MDP, incluidas las ampliaciones) pero menor respecto a la mayoría de dependencias y oficinas de gobierno, según el Presupuesto de Egresos de la Federación. González promete transparencia en la gestión de los recursos públicos a los que tendrá acceso ProBeis, aunque aún no se define el método: “Cuando se cuelgue va a haber una manera para monitorear todo. Tengo que entregar pruebas de todo y enseñarles cuánto gano yo, cuánto gana mi gente”. La oficina será independiente de Conade, no compartirá sus fondos aunque podrá facultades para entablar proyectos en sociedad con la Comisión. Si Conade desarrolla un plan para el béisbol, podrá requerir asesoría de ProBeis, pero lo operará con su presupuesto asignado. La cooperación entre ambos organismos está en su fase inicial. La estructuras gubernamentales del deporte gozarán de un total de $2,631,002,258, de acuerdo al Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio fiscal 2019, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 28 de diciembre de 2018; el monto estipulado en el proyecto de presupuesto era de $2,431,002,285, pero la cámara de diputados aprobó una ampliación de $200,000,000 para el ‘Programa de Cultura Física y Deporte’.

Desglose del presupuesto asignado para el deporte en 2019

Criterio Programa Monto
Recursos para la atención de niñas, niños y adolescentes Programa de Cultura Física y Deporte 712,476,627
Acciones para la prevención del delito, combate a las adicciones Atención al deporte 560,249,754
Programa de Cultura Física y Deporte 1,158,275,877
Ampliaciones al Ramo 11 (Educación Pública) Programa de Cultura Física y Deporte 200,000,000
TOTAL 2,631,002,258

*Fuente: Presupuesto de Egresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal 2019

Sus directrices ya están definidas pero ProBeis aún no tiene su ‘staff’ completo, aún está en búsqueda del personal que operará sus academias y todavía no establece proyectos en común con las ligas profesionales y la Federación. Por ahora, las intenciones son un cúmulo de palabras. Enrique Mayorga reveló que, desde la Federación, las negociaciones se están realizando con la Conade: “Estamos en pláticas con la directora de la Comisión Nacional del Deporte. Estamos definiendo todo”. ProBeis estima que será en torno a finales de marzo, tentativamente, cuando opere al 100% de su capacidad, con toda su estructura a punto.

Inquietudes de la intervención gubernamental en el béisbol

El domingo 27 de enero, el presidente López Obrador presentó su proyecto en torno al béisbol en el Estadio Francisco Carranza Limón, en Guasave, Sinaloa. Acompañado de Omar Canizales, Javier Salinas, Ana Gabriela Guevara y Francisco González, dueño de los Sultanes de Monterrey, el mandatario, bajo el inclemente sol sinaloense, anunció la expansión de la LMP a través de la inclusión de Sultanes y la resurrección de los Algodoneros de Guasave, cuya franquicia original se convirtió en los actuales Charros de Jalisco, vigentes campeones de la liga invernal. El béisbol vuelve a Guasave a raíz de la petición que AMLO hizo a Alfredo Harp Helú, propietario de Diablos Rojos del México y Guerreros de Oaxaca, quien asumirá la gestión de Algodoneros hasta que un nuevo concesionario se responsabilice del equipo. “El que quiera participar va a tener siempre el respaldo del gobierno de la República”, exclamó desde el púlpito del Estado en un presidum levantado sobre los jardines centrales. El presidente del país, revelando y aconsejando decisiones empresariales y movimientos en competiciones privadas. La línea roja quedó perfilada. ¿Hasta dónde llegará la intervención del gobierno federal en el béisbol profesional del país? ¿El plan de acción de la oficina de presidencia difuminará los límites entre lo privado y lo público?

Transcurridos 100 días desde el inicio de la ‘Cuarta Transformación’, la impresión en la industria del béisbol mexicano es que el gobierno, de momento, ha participado como un asesor. “Solo nos han hecho recomendaciones. Ha habido un diálogo sobre el impulso que se le quiere dar al béisbol y su masificación”, estima Omar Canizales en una idea compartida por el comentarista Emilio Fernando Alonso, relator de fútbol y béisbol en ESPN y Televisa Radio: “Me parece que el gobierno solamente está promoviendo e impulsando a estas ligas y convencer a gente con dinero para que invierta y participe. No es que se vayan a meter tanto, sino que, simplemente, el presidente expresa sus deseos. Tratará de encontrar la manera de apoyarlos”. “Los que estamos en la industria del béisbol ahorita estamos brincando de gusto”, expresó Willie González, vicepresidente de los Sultanes de Monterrey, club que en 2019 jugará en las dos ligas, Mexicana y Pacífico (primer caso en la historia), a partir del encargo del presidente López Obrador que desencadenó la carambola que expandió a 10 equipos la nómina de la LMP: “Debemos de aprovechar que al presidente es un enamorado del béisbol”, añadió.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Édgar González coincide con Canizales y Fernando Alonso: “El presidente está recomendado que los empresarios se metan y esa gestión ha servido porque muchos empresarios han dicho ‘bueno yo le entro’ (…) Va a haber más muchachos jugando béisbol, más aficionados, va a tener más difusión en la televisión”. El director de ProBeis vislumbra el proyecto en un contexto de política estructural, prevención del delito y rescate de espacios públicos: “Estamos tratando de sacar gente de todas las cosas que no deben pasar, de enfermedades. Yo, en lo personal, por el béisbol, les puedo decir que en las noches no salía; cuando estaba en la preparatoria no salía. No tomé mi primera cerveza hasta los 19 años, todo por el béisbol, porque tenía mis metas en el béisbol. El deporte cambia vidas”. Basado en su experiencia profesional en Estados Unidos, González defiende y justifica la intervención gubernamental, con matices, amparado en la intención social del proyecto: “En EEUU, el gobierno sí se mete en los equipos de béisbol, en ayudar a los estadios porque es entretenimiento para la gente y es sacarla de vicios. Eso es lo que se pretende”.

No obstante, ProBeis aún no define el marco legal bajo el cual operará. ¿Estará bajo el cobijo de la Ley Nacional de Cultura Física y Deporte? ¿Podrá interactuar directamente con las federaciones? ¿Bajo qué reglamento? Todo es teoría, por ahora. “Es importante para nosotros encontrar la manera como vamos a ejercer. Puedo decir ‘voy a hacer esto a través de la federación’, y luego me dicen ‘no puedes hacer nada a través de federaciones’, porque eso el gobierno no lo permite. Tendría que cambiar todo y la plática que tuve no serviría para nada. Depende de lo que me diga presidencia jurídica de cómo debo funcionar”, confesó González. La misma dirección de la LMB tampoco tiene claro la función principal de la oficina de presidencia ni su marco operativo, lo que demuestra la distancia inicial entre los actores: “No nos han dicho exactamente qué va a hacer esa oficina; según entiendo, por las pláticas que hemos tenido por presidencia, más bien va a apoyar la promoción del béisbol a nivel de desarrollo infantil y para academias, cosa que aplaudimos y claro que apoyaremos”, reiteró Salinas.

Mientras ProBeis encuentra su fundamento legal, la incertidumbre en torno a la injerencia del organismo estatal permanece. En primera línea se encuentra la Femebe. La Carta Olímpica, en el inciso 1.5 de su capítulo 2, establece que sus miembros, en el entendido que la Federación pertenece a la World Baseball Softball Federation (Federación Mundial de Béisbol-Softball), adscrita al Comité Olímpico Internacional como el órgano supervisor del juego de pelota alrededor del mundo, “no aceptarán de gobiernos, organizaciones u otras partes, ningún mandato o instrucción que pueda interferir con la libertad de su acción y de su voto”. El Código de Ética de la WBSF conmina, en su artículo 31.3, a “mantener y preservar la autonomía del deporte”:El balance correcto entre gobiernos, la familia internacional del béisbol-softball y las organizaciones deportivas debe ser garantizado”, decreta el texto. Javier Salinas establece los límites de acción: “La participación de los gobiernos está acotada a mero apoyo. No pueden obtener ningún control o gestión dentro de las ligas o federaciones, eso está prohibido, pero sí tienen la facultad de apoyar, ya sea en la creación de infraestructura, en apoyos económicos, en apoyos en especie; esa sí es una facultad de gobierno”.

Javier Salinas, presidente de la LMB; Dan Firova, coach de la Selección Mexicana de Béisbol; y Enrique Mayorga, presidente de la Femebe.
Ampliar

De izquierda a derecha: Javier Salinas, presidente de la LMB; Dan Firova, coach de la Selección Mexicana de Béisbol; y Enrique Mayorga, presidente de la Femebe.

Canizales refrendó la independencia económica y el carácter privado de la LMP: “Afortunadamente, todas las franquicias son propiedad de empresarios, de gente que arriesga su capital, donde no hay subsidios y, por lo tanto, trabajamos duro para hacerla sostenible. Gracias a eso, podemos, de alguna manera, mantener el ritmo de autonomía e independencia que se requiere”. La postura del presidente de la LMP encontró coro en su contraparte de la LMB, quien enfatizó que, si bien el máximo regulador del deporte en cada nación es el gobierno, en tanto es el gestor y ejecutor de las leyes, su intromisión en el ámbito profesional debe estar regida por el ansia de colaboración con las organizaciones, sin trastocar su carácter privado: “El desarrollo debe ser coordinado, donde se respete lo que cada quien hace bajo la instrumentación y reglamentación clara. Que sea un apoyo para que se pueda seguir haciendo el deporte profesional de la mejor forma posible (…) Creo fehacientemente que debemos respetar las líneas de trabajo”, asintió Salinas.

Edgar González está consciente de los límites, a la espera de la definición de los mismos: “No me puedo meter en las cosas que ya están escritas, pero si el presidente me dice que supervise, voy a supervisar. Si me dice ‘no lo hagas’, no me meto. Lo que se necesite para ayudar al béisbol es lo que voy a tratar de hacer”. Eso sí, la existencia de ProBeis, más allá de la indefinición de sus acciones, ha causado polémica. AS recibió cientos de reacciones y quejas a partir de la revelación del presupuesto anual de 350 millones de pesos, en un contexto en el que el gobierno federal ha sometido a revisión la financiación a estancias infantiles y refugios para mujeres en situación de violencia. “Una cosa es el deseo del presidente, que sea beisbolero, que le guste, y otra, que sea lo más importante para los mexicanos”, cierra Emilio Fernando Alonso, “que al presidente le guste le béisbol está bien, pero no significa que descuide otros deportes y otros aspectos”.

Epílogo

“Uno gana y pierde, pero se van formando niños. Hay que apoyarlos, hay que darles confianza. No hay que perseguir la victoria como si fuera lo único; la formación es lo más importante. Los resultados irán llegando”, retoma el hilo Augusto Fonseca, mientras muestra su libro publicado en 1998, llamado ‘Preparación Técnica Especial’, un manual teórico sobre los entresijos del juego de pelota; cómo correr las bases, cómo lanzar una curva, cómo colocar el cuerpo sobre la caja de bateo. Mientras, Alberto sigue bateando. “No, no bateas nada”, le azuzan. Clac. El swing corta el aire. Esa pelota sí desaparece tras las bardas desoladas.

Back to top