TIKITAKAS

Corinthienzo, nombre del hijo de un fanático del Corinthians

Leandro Soares, aficionado de Corinthians, bautizó a su hijo con un nombre poco habitual, ya que decidió incluir el nombre del equipo de sus amores.

Leandro Soares, aficionado de Corinthians, bautizó a su hijo con un nombre poco habitual, ya que decidió incluir el nombre del equipo de sus amores.

Estados Unidos

Leandro Soares es un apasionado del fútbol, pero aún más del Corinthians, por lo que al enterarse de que iba a ser padre comenzó a pensar en el nombre que recibiría su bebé, ya que el pequeño debía llevar al alusivo al club. Después de un año de espera, el fanático Timao bautizó a su hijo.

Corinthienzo Samuel de Jesús Soares es el nombre del hijo de Leandro, quien aseguró que había pensado mucho el nombre, inclusive tenía la opción en caso de que fuera niña –Corinthievellyn o Corinthielly-.

El joven padre de 26 años ama con locura los colores de Corinthians y lo refleja en su cuerpo, ya que cuenta con 50 tatuajes referentes al club y ahora también en el nombre de su primogénito.

El padre de Corinthienzo aseguró a Veja Sao Paolo que no buscaba hacerse famoso por bautizar a su hijo, sino que lo hizo para que lo conozcan entre los aficionados y homenajear al equipo de sus amores; esto quedó claro cuando comentó que su familia no estaba de acuerdo con el nombre, por lo que Leandro cedió a la petición de la familia y después del homenaje al club incluyó el nombre de Samuel (nombre bíblico ya que su familia es evangelista).

A pesar de que el pequeño apenas tiene tres meses ya cuenta con algunas restricciones, ya que su padre tiene prohibido que Corinthienzo vista de verde debido a que son los colores del acérrimo rival, Palmeiras.

¿Cómo comenzó la pasión por Corinthians?

Leandro es hijo de padre flamenguista, pero su vida tomó un rumbo diferente cuando se mudó a Sao Paolo, ya que vivía arriba de un bar donde acudían puros aficionados a Corinthians. “Vivía en una casa con acceso a un bar que estaba lleno de corintianos, empecé a torcer en una final de campeonato que el equipo perdió, no me acuerdo cuando”.

Desde ese entonces han pasado cuatros años lleno de pasión y compromiso con el equipo, ya que ahora forma parte de un grupo de aficionados organizados de Embu. Aunque hace un año ha tenido que alejarse de la grada, esto debido a que se enteró que iba a ser padre y tenía que ahorrar para cuando llegara su primogénito.