PUMAS

El VAR hubiera cambiado la final de Querétaro, cree Miguel España

El exjugador de Pumas considera que que el resultado pudo ser diferente con la ayuda de la tecnología puesto que hubo un criterio distinto en dos jugadas.

El desenlace de la final de la Temporada 1984-85, disputada entre Pumas y América, sería diferente con el Video Assistant Referee (VAR). Así lo considera Miguel España, uno de los protagonistas de aquella noche que es recordada como una de las más controvertidas en la historia del futbol mexicano, en la cual las Águilas se proclamaron campeonas.

Luego de un agónico empate en el Estadio Azteca, por parte de los azulcrema en el partido de ida de aquella disputa por el título, ambas escuadras volvieron a empatar sin goles en el duelo de vuelta disputado en el Olímpico Universitario.

Al no existir el criterio de desempate por goles como visitante, la serie se fue a un tercer partido que se disputó en Querétaro, y ahí el América se proclamó campeón con un marcador de 1-3, pero con un penalti a favor señalado tras una mano dentro del área muy similar a otra que ocurrió en el lado contrario y no se marcó.

Cuestionado acerca de ese par de jugadas y si el VAR, que actualmente se utiliza para corregir las decisiones arbitrales erróneas, hubiese cambiado algo, Miguel España considera que sí habría sido otra historia.

“Si se marcó un penalti, se hubiera marcado el otro. O si no se marcaba el primero, tampoco el segundo, pensando en un criterio uniforme. Aunque a veces hasta con el VAR, el criterio no es el mismo, pero es una herramienta importante que ayuda al futbol”, dijo el exjugador felino en entrevista con AS México.

“Hubo un penalti que no era, el que le pitan a Félix Cruz, después hubo una de Alfredo Tena que no se marca. Que para mí, ninguna de las dos era para marcarse, por la cercanía. Eso desestabilizó porque eran partidos parejos que cualquier detalle inclinaban la balanza”, añade.

Para Miguel España lo cierto es que esas polémicas decisiones arbitrales, así como las otras dos finales posteriores que disputaron estos equipos en las temporadas 1987-88 (ganada por América) y 1990-91 (ganada por Pumas), forjaron la actual rivalidad que existe entre ellos.

“Me tocó la época más antagónica de los equipos porque las estructuras, la directiva y todo el entorno lo hacían así. Hoy en día hay muchos jugadores no nacidos en México. Veo esa diferencia de que anteriormente había muchos jugadores hechos en la cantera”, sentencia.