Clásico Tapatío

Camilo Romero y el ‘Camilazo’ que marcó el Clásico Tapatío

Camilo Romero y el ‘Camilazo’ que marcó el Clásico Taptío

MEXSPORT

MEXSPORT

El épico disparo bautizado como el “Camilazo”, es revivido por el propio Romero en una charla exclusiva con AS México.

Guadalajara (México)

Han pasado más de 20 años, pero la jugada sigue fresca en la memoria de millones de aficionados. Es el 30 de abril de 1995: casi desde medio campo, Camilo Romero patea la redonda. Más que una patada, es una invitación a bañarse de gloria. Estadio Jalisco. Tribuna llena. Clásico Tapatío. Oswaldo Sánchez, entonces portero del Atlas, corre desesperado. Pero no puede frenar ese disparo. Golazo de Chivas, que se impone por 2-1.

Rojiblancos y rojinegros se verán las caras el sábado. Camilo no le da vueltas al asunto. Vivió muchos partidos como ese. En casi todos le fue bien. “Si acaso perdí dos”, relata. Pero el recuerdo que le invade la mente es uno: “Mi gol que hice, el que me dejó marcado en un Clásico, que le metí a Oswaldo”. Algunos compañeros le dijeron “te cagaste”. El épico disparo bautizado como el “Camilazo” y es el propio Romero quien lo revive en una charla exclusiva con AS México

- ¿A más de 20 años de distancia cómo recuerdas esa jugada que se quedó grabada en la mente de millones de aficionados rojiblancos?

- Fue una salida de Oswaldo con balón controlado, después de una rotación la pelota llega a medio campo y ahí es donde yo aprieto, enseguida de media cancha. La pelota me queda con espacio claro para poder tirar a gol. No había ningún compañero de nosotros, porque mucha gente dijo que quise centrar y como voy encarrerado, le pegó y Oswaldo me hace más bonito el gol porque se avienta, eso le da vista.

- ¿Cuando le pegaste, pensaste que te iba a salir así?

- No, la verdad que no. Si me preguntas si la quise colgar ahí, la verdad no. Yo quise tirar a la portería, esa fue mi intención. Por donde estaba parado Oswaldo, cerca del borde del área grande, le quise pegar simplemente para poder tener una opción de gol. Ya cuando la veo en el aire y veo que Oswaldo gira para poder ganarle tiempo a la pelota, es donde me doy cuenta dónde entró. Lo disfruté mucho y lo sigo disfrutando porque la gente lo recuerda.

- Después de un gol como ese, en un campo de futbol hay toda clase de comentarios. ¿Qué te dijeron tus compañeros?

- En el momento, te soy sincero, no supe ni cómo festejarlo. No tenía una forma especial para celebrar. Me agarré corriendo, viendo el estadio lleno que se puso de pie. Imagínate, la piel chinita. Los compañeros unos como broma, otros dándole valor al gol. Unos me decían ‘te cagaste, pero la hiciste bien, te cagaste y metiste el gol’. Otros me decían ‘no le tiraste’. Otros me dijeron ‘qué golazo’. Hubo diferentes comentarios. Un periodista lo bautizó como el ‘Camilazo’ y se quedó así. Contento porque la gente me recuerda, no es ego, pero la gente me recuerda y cada vez que venga un Clásico voy a ser recordado toda mi vida.

Camilo Romero con la playera de Chivas en 1995

- ¿Cómo te hace sentir eso, el saber que tras más de 20 años, el ‘Camilazo’ sigue ahí presente como algo que marcó tu carrera?

- Lo tomo con cariño y algo hiciste bien dentro del futbol para que la gente te siga recordando, eso es lo que más me queda con el gusto de que la gente te recuerde. Por eso las semanas previas a cada Clásico siempre por medio de la prensa me recuerdan. La gente en las redes me recuerda por el gol. Para mí y para mi familia es bonito, me da gusto que me recuerden. Me da mucha satisfacción haber dejado un legado en el Clásico por el que me sigan recordando.

Camilo Romero con Chivas en 1995

"Me da mucha satisfacción haber dejado un legado en el Clásico por el que me sigan recordando"

Camilo Romero

- ¿Para alguien formado en Chivas y que siente los colores, cuál es el Clásico que más duele perder?

- Para mí, el del Atlas porque estás en tu estado, es un rival de tu ciudad donde las aficiones se dividen. Sabemos que mucha gente quiere al Atlas y no se diga de Chivas. Si pierdes, no puedes ni salir de tu casa. A mí eso me pasó, pocas veces, eh, porque si acaso dos veces perdí. Es de guardarte en casa, no salir ni a comer, estar triste, sin poder disfrutar el entrenamiento de la semana posterior. En lo personal, viví más el de Atlas. El otro es nacional, pero el Clásico local no hay forma de cómo perder un partido de esos.

- Finalmente, Camilo, hoy que te toca verlo de fuera, ¿cómo vives el Clásico y qué esperas del que se jugará este sábado?

- Lo veo como aficionado, siempre con el deseo de que gane el Guadalajara. Veo un partido muy parejo en esta ocasión. Son dos estilos diferentes de futbol, Atlas es más vertical y tiene jugadores inteligentes para poder cambiar un resultado. Veo a Chivas un equipo muy equilibrado, que le ha dado prioridad a lo defensivo y le ha funcionado. Creo que han adquirido confianza, protegiendo primero su arco para poder ofender y buscar el resultado. Lo veo muy parejo y la única ventaja que le veo es que juega de local el Guadalajara. En lo futbolístico son dos vertientes, una más vertical que es el Atlas y un Chivas más equilibrado, con doble contención, volantes con regreso y dos nueves que no juegan como tal sino que andan por toda la cancha.