Liga MX

Salcido se va de Chivas por diferencias con Cardozo

El defensor aceptó que nunca tuvo empatía con el cuerpo técnico y lamentó que no le hayan dicho de frente que ya no lo tenían considerado.

Guadalajara (México)
0
Salcido se va de Chivas por diferencias con Cardozo
Cristian De Marchena MEXSPORT

Nadie sentado junto a él. En la más profunda soledad de quien se despide de un lugar al que no le quería decir adiós. Obligado por las circunstancias. Sin respaldo de la directiva, que se ha limitado simplemente a prestarle el lugar. Ahí, en la sala de prensa del estadio rojiblanco, frente a cámaras y micrófonos, Carlos Salcido revela su verdad: se va de Chivas por diferencias con el técnico José Saturnino Cardozo.

A lo largo de una prolongada conferencia, ofrece algunos detalles y se guarda otros. “Nunca tuve empatía con el cuerpo técnico”, reconoce. El entrenador no le hablaba. Lamenta que no le haya dicho de frente que no lo tenía ya considerado. Y resume toda la situación en tres contundentes palabras: “Ya no aguantaba”.

“Se preguntarán por qué he tomado la decisión de hacerme a un lado del equipo teniendo un contrato con Chivas hasta mayo o junio. Realmente en lo personal lo quería terminar, tenía planes para terminar el contrato. Decidí hacerme a un lado por el trato, por así decirlo, un trato que a lo mejor no sentía que era bueno, en estos seis meses nunca tuve empatía con el cuerpo técnico, con el entrenador, eso lo sabe toda la gente. Simplemente tomé la decisión de hacerme a un lado, respetando siempre a la institución, respetando siempre a mis compañeros y respetando siempre a toda la gente que siempre ha creído en mí”, explica.

Por eso, decir adiós al club que ama le resulta tan complicado. “Es el día más duro de mi carrera, te lo puedo asegurar. Es el día más duro porque he tenido una carrera limpia, siempre me he comportado a la altura de todo y no puedo ser como la demás gente. No puedo ser de varios colores, soy negro o blanco, no puedo ser ni gris ni otro color. Difícil, carajo”, asevera.

“No quiero profundizar en detalles, simplemente me voy dolido por el tema de que no quería salir de este equipo así, no quería hacerme a un lado, pero digamos que no aguanté más. Agradezco a Dios haber hecho realidad muchísimos sueños y metas en esta institución que mucha gente sabe que la amo, porque siempre he dicho que no la quiero, yo amo a esta institución. Amo a los aficionados, amo todo lo que es Chivas”, añade el ahora ex futbolista rojiblanco.

“Los detalles no los digo porque soy una persona que siempre separa las cosas, soy una persona que habla de frente y con las personas hablé de frente. Las cosas que se hablan en el campo, en el campo se quedan; las cosas que se hablan en una oficina, en la oficina se quedan. Con eso me quedo y con eso me voy, créanme que me voy con la frente en alto. Me voy muy tranquilo en lo personal, me voy muy contento de lo que hasta ahorita ha sido mi carrera. Ha sido un sueño pertenecer a esta institución, ha sido algo inolvidable todo lo que he vivido y reitero mi agradecimiento a Jorge y Amaury que se han portado a una altura grandísima, por cosas que han hecho no solo por mí, sino por mi familia. No hay nada más que decir”, sentencia.

Nadie de la directiva ha intervenido para tratar de arreglar las diferencias con Cardozo. “Tengo casi 20 años de carrera y por eso me duele un poquito salir así”, revela Salcido. Y poco a poco, ofrece algunos detalles de lo vivido durante los últimos meses en el Club Deportivo Guadalajara. Lamenta que el entrenador no haya tenido el deseo de hablar las cosas de frente.

“Yo soy una persona que siempre va de frente, soy una persona que hablo las cosas como son. Sacaron hace dos meses que estuve hablando con el entrenador como una hora en un campo de juego, después lo escuché hablar en una rueda de prensa otra situación. Es normal, lo que uno habla en un terreno de juego, la gente de futbol sabe que ahí se queda la situación. Me voy dolido por el tema de cómo salgo de esta institución que yo quiero mucho. El futbol es así, hoy estás aquí, mañana no sabes, pero hubiera querido que las cosas se dijeran de frente, sin ningún problema. Soy una persona que puedes hablar conmigo sin problema, hubiera querido simplemente que si no entraba en un plan me dijeran de frente, que si querían algo, lo dijeran de frente y no pasaba nada. Soy una persona madura dentro del futbol, una persona que no tiene ningún problema”, afirma.

Pese a la madurez adquirida a lo largo del trayecto, aún no comprende por qué en el futbol no siempre existe sinceridad. “Yo no entiendo, siempre he sido una persona muy franca y muy directa. Cuando tengo algo con alguna persona, se lo digo, no tengo nada que esconder. Cuando eres franco y directo, lo peor que pueden pasar son golpes. Cuando eres franco y directo es lo mejor, hasta agradeces a la gente que sea así. Agradeces muchísimo a la gente que te dice tus verdades, porque hoy en día muy poca gente tiene ese valor de hacerlo”, señala.

“Más la gente que está arriba de ti, porque vamos a ponerlo como lo que es: soy un trabajador de la institución, yo no soy nadie acá, soy un trabajador más, un profesional que lo único que me merezco es que me traten primero como persona. Después, si fallo con algo profesional por ahí que me llamen la atención. En el tema profesional jamás tuvieron algo que reprocharme. Es por eso algo de impotencia que en su momento queda, conocer gente que de repente no tenía ese valor de decirte las cosas, de platicarlas, es así, no sé por qué. La cosa es muy fácil, no sé por qué, pero yo en lo personal soy así, me encanta así y creo que por eso nunca he tenido ningún problema con nadie y espero nunca tenerlo porque no es tampoco mi estilo”, añade.

Y en medio de esas circunstancias, revela que él mismo ha sido quien pidió salir. La situación con José Saturnino Cardozo era insostenible. “Estos seis meses he aprendido bastante. Ustedes vieron que Mariano Varela dijo que yo me había hecho a un lado. Yo fui el que me senté con Higuera y le pedí el hacerme a un lado. No aguantaba más. Le dije que me quería hacer a un lado. Incluso, hasta tocamos el Mundial de Clubes”, declara.

“No puedo estar, ni conozco una persona que esté en un lugar donde no esté contento, que vaya a trabajar y ni siquiera le hablen, que ni siquiera lo volteen a ver, no conozco alguien que no disfrute su trabajo. Cuando ves muchas cosas, lo mejor es hacerte a un lado. Lo había hablado antes y no me lo dijeron de frente. Después, fui yo el que tomó la decisión. Me reuní dos veces, pero yo pedí reunirme con las personas, no es que ellos me hablaran a mí. Hablé lo que tenía que hablar, dije lo que tenía que decir y ya está. Después de todo, fue cuando tomé la decisión de hacer a un lado. Los compañeros saben perfectamente todo, es así”, reitera.

Finalmente, asegura que al menos se va con ese orgullo de haber tomado él mismo la decisión. “Han sido momentos muy padres todos, pero sabes con qué me voy... En la película hay un segmento donde digo que me puse la camisa de Chivas y dije en mi puta vida me la vuelven a quitar. No me la quitaron, hermano, me la quité yo solo. Esa es la realidad”, concluye Carlos Salcido.