Stuani y una amistad peligrosa con el Espanyol

Bajón. El Espanyol perdió por primera vez un partido esta temporada en casa y tocará esperar para saber si el conjunto blanquiazul llega a Navidad asentado en los puestos europeos, tal y como dijo Rubi. De momento, sigue en posiciones de Europa League y a solo dos de Champions. El inicio de partido le pasó factura a un equipo que pudo acabar empatando antes del 1-3 de Doumbia, pero a Javi López le faltó el temple que sí demostró el Girona durante todo el partido. Eusebio acertó con el planteamiento y el 3-5-2 fue un muro para un Espanyol que si puede sacar algo positivo es que sigue siendo el segundo mejor equipo catalán de LaLiga.

Venganza. El equipo perico quería resarcirse tras el encuentro de la pasada temporada en casa ante el Girona, cayó 0-1, pero lo cierto es que el conjunto rojiblanco le devolvió la derrota de Montilivi (0-2). Gerard Moreno fue el héroe de aquel encuentro y esta vez le tocó sonreír a un Stuani imponente y letal en el juego aéreo. Los derbis catalanes no le sientan bien al conjunto perico desde que llegó a Cornellà-El Prat porque nunca ha logrado salir victorioso de ninguno. Fue un encuentro con sensaciones nuevas para el Espanyol porque se rompió la racha de imbatibilidad en casa, prevaleció la dinámica gerundense a domicilio (sigue sin perder y ya suma ocho meses). Eso sí, hay motivos para no venirse abajo. Tranquilidad. El equipo blanquiazul luchó y se entregó hasta el final. Faltaron minutos y acierto (Bono fue un muro) para igualar y Borja Iglesias sigue marcando: ya lleva cinco jornadas seguidas haciéndolo.

Amistad peligrosa. David López volvió a soñar con Stuani. El central del Espanyol vio como el delantero uruguayo hizo dos goles en solo cinco minutos y 33 segundos (ya suma diez esta temporada y es el pichichi de LaLiga) y encima volvió a dejarle magullada la nariz. David pidió una mayor atención en las acciones del cuerpo a cuerpo con el punta, pero se sigue haciendo la vista gorda. Su enfado fue monumental y parece que el VAR continúa sin querer aparecer cuando los pericos lo necesitan. Sus compañeros increparon a Stuani porque es la tercera vez, una en cada partido, que David sale maltrecho y la grada la pagó con un punta que vistió con orgullo y pasión la camiseta blanquiazul durante tres temporadas. Se llevó una bronca al ser sustituido y él se marchó aplaudiendo a la grada. No estuvo acertado.

Ambiente. El encuentro se inició con el homenaje a Dídac Vilà por sus 100 encuentros con la camiseta del Espanyol y el speaker comentó que “trabajo, capacidad y premio para un joven de la cantera”. Tras ello, la afición no tardó en hacerse oír e hizo caso a Rubi porque se vivió la mejor entrada de la temporada. 22.716 no se perdieron el show lumínico y no se hundieron con al 0-2. Canito también tuvo su homenaje en el 25’ con un tifo imponente.

0 Comentarios

Normas Mostrar