Leander Schaerlaeckens

Lopetegui fue solo un síntoma del mayor problema en el Real Madrid

El periodista Leander Schaerlaeckens publicó en Yahoo un amplio artículo analizando la crisis del Real Madrid que ha acabado con la destitución de Julen Lopetegui como entrenador blanco. Schaerlaeckens opina que este despido es la punta de un iceberg que tiene por nombre Florentino Pérez.

"Hay un viejo concepto que trata de explicar los eventos más dramáticos en el curso de la historia. Se llama La teoría del gran hombre y afirma que la historia gira cuando los grandes hombres actúan con decisión. Es una idea antigua y circular (¿no es la historia lo que hace al hombre genial, y no al revés?) que ha sido ampliamente desacreditada. Pero alguna parte permanece en nuestro pensamiento occidental.

Hoy en día existe una amplia creencia de que los grandes hombres de nuestro tiempo son magnates, oligarcas y personas influyentes. Hombres (casi siempre, pero esto es un asunto diferente) que han tenido gran éxito en un tipo de negocio son colocados en un pedestal. No importa si sus riquezas son el subproducto de alguna casualidad o genuinamente ganadas.

Se supone que estos tipos de hombres son especiales. Que son visionarios cuya visión y habilidades se traducirán en casi cualquier otra cosa. Así es como terminamos eligiendo a hombres de negocios sin experiencia previa en la política o dándoles puestos de trabajo poderosos en las administraciones. Este tipo de hagiografía suele ser aceptada por quienes la reciben, que llegan a creer que sus mentes son de alguna manera especiales.

Así que vamos a hablar del presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, de 71 años, ahora en su segunda etapa como presidente del club en el que ha consolidado el poder y se ha hecho inamovible. Pérez es un ingeniero civil que transformó una empresa de construcción en un gigante español que le convirtió en un multimillonario.

No es posible diagnosticar a Pérez desde lejos, pero él ha gobernado al Real Madrid con una mano de hierro, sin cuestionarse su propio juicio sobre un deporte en el que nunca tuvo credenciales aparentes. Atrajo y firmó superestrellas (galácticos, como se llaman), se ha entrometido en las alineaciones o las ha elegido completamente, expulsó a los miembros del vestuario cuando creció demasiado su poder y contrató y despidió entrenadores a su voluntad. En todo lo que sucede en el club de fútbol más exitoso del mundo, está la mano de Pérez, un constructor.

Y si leyeras los libros de historia de manera caritativa, los resultados le han reivindicado. Durante el mandato de Pérez de 2000 a 2006 y de 2009 a la actualidad, el Real Madrid ha ganado la Liga de Campeones cinco veces, incluidas las tres últimas consecutivas, y la Liga cuatro veces. Sin embargo, también se ha metido en varias crisis, así como en los problemas actuales del club.

El Madrid está, en la actualidad, sin entrenador.

El lunes, Julen Lopetegui fue despedido después de solo cinco meses en el cargo después de una paliza de 5-1 por su eterno rival, el FC Barcelona.

Y así ahora, los tratos políticos detrás del escenario del club están saliendo a la luz. El New York Times informa que Lopetegui solo consiguió el trabajo porque un puñado de entrenadores que prefería Pérez lo rechazaron, después de la sorpresiva dimisión de Zinedine Zidane tras la tercera Champions en dos temporadas y media en el banquillo. Y que Lopetegui tuvo que ser persuadido, o quizás acosado, para que tomara el trabajo por su súper agente, el siempre ansioso Jorge Mendes, un aliado cercano a Pérez.

Todos se equivocaron en el tiempo. Lopetegui, quien fue portero del Real Madrid y del Barça, había pasado la mayor parte de su carrera como entrenador del equipo nacional juvenil español. Luego, un paso decepcionante por el Oporto da paso para su nombramiento sorpresa como entrenador de España. Estuvo invicto en 20 partidos y llamó la atención de Pérez.

Pero, en contra de los deseos de Lopetegui, Pérez insistió en anunciar su contratación solo días antes de que España iniciara su andadura en el Mundial (al parecer porque temió que la decepción en Rusia manchara a su nuevo entrenador). El nuevo presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, se sintió traicionado y despidió a su entrenador en la víspera del torneo, condenando a los favoritos del Mundial a una salida en octavos ante una pobre Rusia".

0 Comentarios

Normas Mostrar