Un poco de margen para Julen

Mantener al técnico del Real Madrid en su puesto no debería ser ni noticia porque es un sencillo acto de sentido común. Lo inevitable ha llegado más pronto que tarde: la sombra de Cristiano y la ausencia de repuestos de primer nivel en todas las líneas ha estallado de golpe. Al Madrid le falta gol de manera alarmante, le sobran contratiempos en forma de lesiones y de apendicitis, los mundialistas han llegado hechos unos zorros. Todo esto es verdad, como que, cuando estaban todos, el inicio de temporada fue prometedor y se constató en el magnífico partido contra el Roma. Decía un sabio que “jugar mal es fácil, pero jugar bien nunca puede ser fruto de la casualidad”.

La crisis, más que profunda, parece estar muy repartida cuando la distancia con el líder es de un solo partido. El equipo está mal, pero los demás no están del todo bien. La temporada pasada, la distancia era de ocho puntos. A Julen Lopetegui le avala el respaldo incondicional de sus futbolistas y siempre es una temeridad dar por muerto al Madrid. Se acercan dos juicios: el del Bernabéu y el del Camp Nou. Ése es su margen.

0 Comentarios

Normas Mostrar