Márquez lucha por su destino

Las constantes caídas de Márquez, como la del sábado en la calificación de Misano, y los amagos de ellas son sintomáticas de las carencias de la Honda respecto a su piloto. El catalán ha aprendido, no le queda a otra, a gestionar un chasis que se muestra crítico en su tren delantero, una particularidad que no le impide mantenerse como líder indiscutible de MotoGP. Y en esa perseverancia reside su grandeza, Marc se está labrando su destino sin desfallecer ni un instante, superando complicaciones que harían rendirse a muchos y estando siempre dispuesto a ir un paso más allá en la búsqueda de la excelencia. En San Marino el dominio de las Ducati debía ser incontestable, pero él nunca cejó en el empeño de provocar un desenlace diferente al escrito en ese guion. Y lo ha logrado en gran medida…

La victoria de Dovizioso no admitía mucha discusión, así que a Márquez sólo le quedaba contener a Lorenzo, en un momento de forma excepcional. Tampoco era fácil y nunca sabremos ya si lo hubiera conseguido, porque la caída del mallorquín nos privó de una bonita lucha final. Pero Marc estaba ahí, al quite y al ataque, para aprovechar su oportunidad, para lograr un segundo puesto que le afianza en su privilegiada posición y que nos lleva a pensar que sólo una catástrofe podría impedir que se repita su coronación en la categoría reina. Y hablando de héroes no quiero, si me permiten el cambio de tercio, dejar de repudiar la impresentable maniobra de Fenati en Moto2; nunca había visto nada similar, tocar la maneta de freno de un rival es tan reprobable que espero se traduzca en un castigo ejemplarizante.

0 Comentarios

Normas Mostrar