Filipe Luis, toca callar y jugar

Filipe Luis, calle y juegue. Se lo digo desde el respeto que se ha ganado en estos años defendiendo la camiseta del Atlético. Durante parte de su etapa en el club rojiblanco, ha sido uno de los mejores futbolistas del equipo rojiblanco y la afición siempre se lo ha reconocido así. Incluso a lo largo de esta semana, en los entrenamientos, la afición le pidió en voz alta y en repetidas ocasiones que se quedara en el Atleti. Pero no convierta esos aplausos en silbidos. Habló usted tras un lamentable partido del Atlético, en el que no recuerdo una vez que se fuera por la línea de fondo. Sí recuerdo, en cambio, que jugadores del Celta le pillaran la espalda y crearan ocasiones de peligro. No es el mejor momento ni para hablar ni para reclamar nada. Lo mejor es agachar la cabeza, esperar a que llegue el Eibar, y si juega, aprovechar esa nueva oportunidad.

Porque hasta donde yo sé, los señores del Consejo de Administración no han faltado a un pago ni hasta donde yo sé faltó una muestra de cariño de afición y prensa en sus malos momentos, como cuando se lesionó en Moscú, metiendo la pierna en un balón para evitar un gol en una eliminatoria que estaba ganada. Todos rezamos para su pronta recuperación y que fuera al Mundial. Nada nos hacía más ilusión. Pero ahora toca callar y jugar. Quiso irse, no ha podido ser y no hay más. El Atlético estuvo en su derecho de defender sus intereses y se plantó. Ahora le quedan unos meses por delante para no tirar por la borda ese trabajo de muchos años. La afición del Atleti perdona todo a los que siente suyos, aunque en su caso hay que recordar que ya que se marchó una vez. Pero cualquier intento de deserción o falta de compromiso lo castiga. Y por eso conviene no abusar.

0 Comentarios

Normas Mostrar