Chivas 1-3 Pachuca

Chivas pierde 1-3 ante Pachuca en la jornada 8 del Apertura 2018

No hay rachas eternas, ni las buenas, ni las malas. La de Chivas era positiva, pero esta noche, se topó con un inspirado Franco Jara y un ordenado Pachuca.

México DF
0
Chivas pierde 1-3 ante Pachuca en la jornada 8 del Apertura 2018
ULISES RUIZ AFP

No hay rachas eternas, ni las buenas, ni las malas. La de Chivas era positiva: cinco victorias consecutivas, dos en Copa y tres en Liga. Pero esta noche, llega a su fin. Anímicamente, el equipo nunca ha podido sobreponerse a un tremendo error del arquero Miguel Jiménez. Y futbolísticamente, superado por un Pachuca inteligente para pegar cuando es oportuno. Al final: 1-3 para los Tuzos.

En el arranque del encuentro, Guadalajara luce mejor. Lleno de confianza tras los últimos resultados favorables. Isaac Brizuela acelera y supera rivales, en las afueras del área. Toca para Ángel Zaldívar. La acción es de primera intención: el “Chelo” controla y dispara de inmediato. El zurdazo pega en el travesaño y sale del campo, al ‘5.

Pero de poco sirve tener aparente superioridad con la pelota en los pies si no se refleja en el marcador. Tiro libre para Pachuca. Lejos del arco, cargado al costado derecho. El centro de Víctor Guzmán va cargado de veneno. buen efecto, a la altura del manchón, con ventaja para sus compañeros. Estupendo cobro. Pésimo intento de despeje: Jair Pereira falla. La redonda queda suelta y Franco Jara empuja el 0-1 de los Tuzos, al minuto 9.

El partido es abierto y ambos equipos generan oportunidades. Chivas tiñe incluso fortuna. Javier Eduardo López, por la derecha, recorta para acomodarse a la zurda, la pierna buena. El servicio es pasado. Walter Gael Sandoval entra con ventaja, intenta rematar de derecha. Abanica y el balón le pega en la izquierda. Con tanta suerte, que el rebote le queda al “Chelo” Zaldívar, que controla y remata para el 1-1, al minuto 29.

Muy poco dura la alegría. Pelota retrasada para Miguel Jiménez. Nulo peligro: tiene todo el tiempo para decidir qué hacer. Pachuca aprieta, pero siempre está la opción de despejar y quitarse de problemas. En lugar de eso, aguanta la llegada de Franco Jara y le tira un intento de túnel. Entrega la pelota y el atacante visitante se para con ventaja en el área.

Encuentra solo, por el centro, a su compañero Pablo López. Recibe y enfrente sólo tiene a Jair Pereira. En el arco rojiblanco no hay portero. No es una metafórica crítica, sino algo estrictamente apegado a la realidad: literal, no está en su posición. Así, el futbolista tuzo únicamente tiene que empujar el esférico a las redes. El 1-2 para la visita, al ‘31.

La afición rojiblanca enfurece: cuando la pelota llega a pies de Jiménez, es abucheado. “Chofis” se queda cerca de la igualada al ‘38. Prende el balón de volea y se estrella en el travesaño. Y tres minutos más tarde, es Pachuca el que busca incrementar la ventaja, pero el disparo cruzado de Erick Aguirre es tapado por el guardameta, con la pierna.

Para el complemento, José Saturnino Cardozo cambia el parado táctico de Chivas. Poco sirve. En lugar de mejorar, el equipo empeora, pues llega menos al arco contrario. Un gran servicio de Josecarlos Van Rankin es desperdiciado por Ángel Zaldívar, al ‘49. Poca claridad tiene el Rebaño Sagrado cuando pisa campo enemigo.

Los errores continúan apareciendo: Miguel Basulto se equivoca en la salida. Franco Jara queda de frente al arco y Miguel Jiménez tapa el disparo con la pierna. Al minuto 51, los Tuzos dejan escapar el gol que puede sentenciar el encuentro. Se siente más cerca el tercero de Pachuca que el empate del Guadalajara.

Desconcentración absoluta en un desordenado Rebaño Sagrado. Saque de manos por el costado izquierdo. Bola al espacio para Víctor Guzmán. El que lo persigue es Alan Pulido. Increíblemente, el delantero es quien hace el sacrificio cuando nadie se da cuenta que el rival pica a profundidad. La falta de oficio para defender es evidente.

Guzmán mete un centro pasado a segundo poste. Edwin Hernández no llega por arriba. Detrás de él aparece Franco Jara únicamente para empujar de cabeza el 1-3 definitivo. Al minuto 70, no hay nada más que hacer para Chivas. Insiste en la recta final, con más orgullo que idea. Poco orden y muchas dudas en el campo. Así, es imposible.

La buena racha termina en casa, en ese campo donde tanto trabajo le cuesta sacar resultados favorables. Pachuca continúa con su repunte. Guadalajara, que soñaba con meterse a zona de calificación, vuelve a las andadas... nueva derrota ante sus aficionados.