La presencia en las fugas es importante para el equipo

La tercera etapa empezó bien, con Héctor Sáez de nuevo en fuga. Está muy valiente y nos da presencia, que es muy importante para el Euskadi-Murias. El recorrido fue rompepiernas y, aunque se terminó al sprint, salieron casi 3.000 metros de desnivel. Otra jornada por tanto de mucho desgaste, con calor, menos porque yo lo soporté mejor, y las sensaciones fueron bastante mejores que el día anterior.

En meta teníamos la opción de Jon y consiguió llegar con opciones de luchar sobre un recorrido duro. Nos sirve para coger experiencia y motivarnos y seguramente en próximas etapas pueda lograr un resultado mejor.

La cuarta etapa es otra jornada dura en la que seguro que el calor aprieta en la zona de Granada. El final es exigente, con una subida que conozco porque fuimos a verla cuando estuvimos concentrados con el equipo en Sierra Nevada. Aunque la pendiente media de la ascensión no sea muy alta, sí que tiene tramos duros, y eso con el calor marcará unas diferencias entre los mejores.

0 Comentarios

Normas Mostrar