MUNDIAL 2018 | TOPO LÓPEZ

A 4 años del Mundial que cambió la vida de Verónica Brunati

Cuatro años después de la muerte de 'Topo' López en pleno Mundial de Brasil, la periodista relata desde Rusia, cubriendo un nuevo Mundial, cómo ha lidado con la pérdida.

Ciudad de México
0
Verónica Brunati

El 9 de julio de 2014, el taxi en el que se trasladaba Jorge 'Topo' López, periodista del diario Olé, Radio La Red y AS, fue embestido por un automóvil robado, ocupado por tres delincuentes, que huía de la policia militar brasileña. El cruce fatal: la Avenida Tiradentes con la calle Berao de Mauá, en Sao Paulo. Era la madrugada del 9 de julio de 2014. 16 horas después, no muy lejos de ahí, Argentina y Holanda jugarían la semifinal de la Copa del Mundo, la primera vez que la 'Albiceleste' aspiraba al máximo título del fútbol mundial en 24 años. 'Topo' estaría ahí, en el palco de prensa, con su grabadora, su libreta y su ordenador.

Han pasado cuatro años. Tiempo de reflexión, de dolor, de purificación. Para Verónica Brunati, aquella fue la peor noche de su vida. Después de perder a su marido, la vida aún quedaba por delante. Y la de sus dos hijos: Agustín y Lucía, de cinco y tres años en aquel entonces, respectivamente. El luto. El dolor. La intención de dejar el periodismo. Hoy, cuatro años después de haber perdido a 'Topo' en un Mundial, Verónica Brunati está en un Mundial. Como aquella vez, cuando ambos cubrían el camino de la Argentina de Sabella hasta la final; hoy, con 'la familia' de Sampaoli en Rusia, la de Messi, quien llamaba amigo a 'Topo'. El círculo se ha cerrado. 

"El primer partido de Argentina (contra Islandia, en Rusia 2018) me emocionó mucho, por todo el recorrido que tuve que hacer para volver a estar en un Mundial pero, sobre todo, por lo que significó tratar de sacar adelante a mi familia. Me emocioné mucho porque hace cuatro años estaba en la misma situación en Maracaná con mi marido. Mi vida y la de mis hijos cambió mucho", confiesa Brunati a AS México. Desde 2014, los Mundiales tendrán otro significado para su familia. Fue, precisamente, durante el infame Argentina vs Holanda, cuando Verónica Brunati comunicó a Agustín y a Lucía la noticia; justo el día de cumpleaños de Agustín. El fútbol como acompañante de vida. "Grité tanto el gol de 'Maxi' Rodríguez... Fue un desahogo tan grande, tenía la sensanción de que, por lo menos, Argentina ganara la Copa del Mundo". La periodista no pudo regresar a Brasil para presenciar la final, contra Alemania, pues no habían pasado ni 48 horas desde que había enterrado a su esposo. A pesar de ello, siguió el partido con mucha ilusión. El campeonato no habría borrado nada, pero habría sido una alegría, un bálsamo. La esperanza se ha renovado cuatro años después, pese al dubitativo comienzo de la 'Albiceleste': "Para mí, sería un momento reamente muy lindo. Ojalá que puedan realizarlo y, si no, llegar lo más lejos posible, sobre todo por ellos".

"Fui al Mundial con la ilusión de que nos iba a cambiar la vida para bien"

¿Cómo lidiar con la pérdida? ¿Con la peor noche de la vida? ¿Con un dolor insoportable? "Aceptación. Fue muy difícil al principio aceptar que mi marido había sido asesinado. Fue difícil aceptar que iba a tener que empezar un juicio contra la gente que lo había matado. Fue difícil aceptar que me quedaba sola con mis hijos, que iba a tener que salir adelante, tanto en lo afectivo como en lo económico. Al principio, viví un proceso con apoyo psicológico, porque tenía una mezcla de bronca e impotencia porque mi marido había estado conmigo la última noche y no había podido impedir que se fuera. Hasta que no pude superar la bronca conmigo misma, no pude empezar un proceso de duelo mucho más sano", explica la periodista de TNT Sports LA y corresponsal de AS en Argentina.

Verónica Brunati se enteró de la muerte de 'Topo' mediante un mensaje de Twitter publicado por Diego 'El Cholo' Simeone, entrenador del Atlético de Madrid. La respuesta al tuit fue "no". La familia entera había acudido al Mundial, todos juntos por primera vez. "Fui al Mundial con la ilusión de que nos iba a cambiar la vida para bien, porque es lo máximo a lo que un periodista puede aspirar (...) Soñábamos con que ese Mundial nos permitiera comprar nuestra primera casa. Y de ese Mundial, al que fuimos cuatro, volvimos tres". La tragedia, no obstante, volcó al mundo futbolístico y periodístico en una conmovedora ola de apoyo. Simeone, Messi, Guardiola, el HT a nivel mundial en Twitter #JusticiaParaTopo que hizo presión para que la justicia brasileña esclareciera los hechos y sentenciera a los culpables con penas ejemplares. Un auxilio invaluable para Verónica y su familia: "Fue un apoyo muy importante, porque en el proceso te caes, sientes que tienes ganas de rendirte, pasas por muchos estados de ánimo".

"En la vida uno no tiene que rendirse"

Agustín quiere ser futbolista. Lucía apunta a periodista: "Le encanta ayudarme en el trabajo, lo hace de forma tan natural a su corta edad que creo que lo hace mejor que yo (risas). Me sorprende, tiene una presencia en cámara impresionante, mucho mejor que la mía", se sincera Verónica Brunati. Lo que queda por delante, es por ellos. Y por ella.

Actualmente, mantiene un proceso judicial abierto contra la policía de Sao Paulo, debido a la imprudencia de la patrulla que perseguía al automóvil que se estrelló con el taxi que transportaba a López; la persecución llegó a 180 km/h por las calles paulistas. La corte penal de Guarulhos condenó a Rodrigo Fonseca y Marcelo Cavalcante, responsables de la muerte del periodista, a siete y ocho años de prisión. El litigio, sin embargo, aún está estancado.

El objetivo de Verónica Brunati, además de seguirse fortaleciendo como periodista y como mujer, es procurar la felicidad de Agustín y Lucía: "Mi objetivo en la vida es tratar que mis hijos sean personas de bien, que lo son, y que puedan tener un recuerdo feliz de su padre y comprender que ellos, a pesar de que lo que les tocó vivir, van a ser felices". A ello obedece el viaje a Rusia, volver a Mundial cuatro años después, "para mostrarles que uno en la vida no tiene que rendirse, uno tiene que enfocarse por lo que cree, por lo que sueña".