PORTUGAL 1-0 MARRUECOS

Cristiano comanda la victoria de Portugal sobre Marruecos

Cristiano comanda la victoria de Portugal sobre Marruecos

MAXIM SHEMETOV

REUTERS

Con un solitario gol de Cristiano Ronaldo, Portugal consiguió su primera victoria en el Mundial de Rusia y de paso eliminó a Marruecos, quien hiló dos derrotas.

Moscú

El festejo se ha visto infinidad de ocasiones en distintas canchas del mundo. Corre hacia el banderín. Pega un salto monumental. Pequeño gesticulación en el aire. Manos a los lados a la hora de caer. Semblante victorioso. Y el inconfundible grito: “¡Sí!”. La escena tantas veces repetida aparece en el Estadio Luzhniki, apenas a los cuatro minutos, para definir el primer triunfo portugués en Rusia 2018.

Un Cristiano Ronaldo en modo “bestia futbolística” y ya. Con eso es suficiente. Portugal no necesita más para superar al Marruecos. Y es que cuando se tiene en el campo a uno de los mejores jugadores del mundo, un solo chispazo basta para inclinar la balanza. Su cuarto tanto en dos partidos dicta sentencia: 1-0.

Es verdad que los marroquíes venden cara la derrota. Pero Cristiano, una de las máximas figuras de esta Copa del Mundo, tiene un peso específico difícil de contener. Por eso, la pelota invariablemente le busca. Es el segundo tiro de esquina consecutivo. Y el envío desde el banderín va ahí, justo a la zona donde se mueve el 7 de Portugal.

Falla la marca, mientras se alega falta. El árbitro no concede. Cristiano Ronaldo llega tendiéndose hacia la pelota. Cabezazo sólido. Imparable. Las redes de Luzhniki se estremecen. La grada explota. Los aficionados de Marruecos se escuchan como mayoría desde antes del silbatazo inicial, pero el remate los deja mudos. Al minuto cuatro llega el cuarto gol del portugués en apenas dos partidos. Una bestia en el césped.

Tiene una más Cristiano al ‘8, cuando Marruecos todavía está sacudido por el gol en contra y nervioso por el encuentro en el que prácticamente se juega la última esperanza de algo que aún antes de la Copa del Mundo ya se antojaba complicado. Pero la media vuelta de Ronaldo resulta demasiado cruzada y se escurre por un costado.

Diez minutos dura el letargo marroquí. Entonces, recuerdan que Rusia 2018 es hasta ahora el Mundial de las sorpresas, en el que los equipos “chicos” han organizado una “rebelión” impensada. Con el ejemplo de otros equipos, se arma de convicción, se apodera de la pelota y va al frente con esperanza de igualar el marcador.

Primero, un cabezazo de Mehdi Benatia, en tiro de esquina, que sobre la línea ataja Rui Patricio (‘11) y después, un disparo de Hakim Ziyach, desde afuera del área, que pone a prueba la seguridad de manos del guardameta portugués, al minuto 22. Marruecos logra lo impensable: replegar al favorito, que se resigna a buscar un contragolpe. Cristiano habilita a Gonçalo Guedes, pero su disparo es tapado a una mano por Monir El Kajoui, al ‘39.

El resto es para Marruecos. Younes Belhanda cabecea cruzado, en tiempo agregado de la primera parte y la bola se pasea angustiosamente, por toda el área, sin que nadie pueda empujar. La segunda parte, misma historia: insistencia que no encuentra recompensa.

De nuevo Belhanda, dentro del área, conecta un derechazo que busca el poste mas lejano, pero Rui Patricio atrapa (‘54) y dos minutos más tarde, otra vez Belhanda remata de cabeza un tiro de esquina, picado y difícil. El guardameta portugués mide el peligroso bote de la redonda. Se tiende. Salva a una mano. Atajadón. Tan valioso como un gol a favor.

Marruecos es mucho corazón. Portugal, mucha inteligencia. Sabe sobrellevar el sufrimiento de tener al rival encima. No se rinde y tiene una última, pero el remate de Hakim Ziyach, al ‘90, pega en la cara de un defensor. No hay manera. El gol no caerá. Silbatazo final. Una “rebelión” más de un equipo “chico” en la Copa del Mundo... pero esta vez sin botín para llevarse a casa. Con lo justo, los portugueses ganan 1-0, suman cuatro puntos y Cristiano Ronaldo acumula ya cuatro tantos en Rusia 2018.

0 Comentarios

Normas Mostrar