Temas del día Más temas

Tratando de acostumbrarnos al VAR

Avanza el Mundial, y entre sobresaltos y sorpresas (ayer Kane evitó otra gorda, con su gol final a Túnez) vamos aprendiendo a movernos con el VAR. Es preciso hacerlo. Ha llegado para quedarse y conviene saber para qué sirve, que no es para todo. De momento le ha servido más que a nadie a Francia. Griezmann se ha ganado una línea en la historia del fútbol porque el penalti que no le había concedido ‘en vivo’ el árbitro y que el VAR desveló, puede considerarse el estreno oficial, con todos los honores, del nuevo modelo. Se venía usando un poco por esta liga nacional o por aquella, hasta en un Mundialito de Clubes, pero el Mundial es lo que le da carta de naturaleza.

Así que bien para Francia, que además también inauguró el ‘Ojo de Halcón’ en el Mundial, con su otro gol, ajustadísimo. Pero no todo el mundo está tan satisfecho. Los portugueses se quejan de que no se revisara el choque de Diego Costa con Pepe antes del gol, los brasileños reclaman empujón de Zuber a Miranda antes de marcar su gol, y entre nosotros hay quien pone objeciones al penalti de Nacho a Cristiano, en el que éste puso de su parte. Y hasta tengo un amigo inglés que me llamó para preguntarme por qué no se revisó el penalti pitado a favor de Túnez, que a él le pareció una decisión precipitada del árbitro. Con el segundo gol de Kane se le pasó el sofoco.

Hay que recordar una y otra vez que el VAR sólo es un auxilio al árbitro en casos extremos. En casos en los que el árbitro no ha visto algo que, contemplada la imagen de televisión, no va a dejar lugar a dudas. Jugadas ‘no interpretables’. Si se avisa al árbitro es porque se estima que ha habido algo gordísimo que él no ha visto, porque estaba tapado u ocurría a sus espaldas. Y aún así es él, y sólo él quien, primero, acepta la sugerencia de revisar y, segundo, decide cambiar su idea inicial. Digamos que el VAR le lanza un salvavidas en casos extremos por si entiende que tiene necesidad de él. Luego es cosa suya aceptarlo o no. Tendremos que acostumbrarnos a esta nueva práctica.